El consumo de marihuana puede curar o aliviar hasta 15 enfermedades

1249_4289-847-547
11 de mayo, 2014 - 2:33 pm
Redacción Diario Qué Pasa


Los detractores subrayan que se trata de un hecho alucinógeno que lo único que provoca es un estado psicológico que hace olvidar que uno está enfermo.

La marihuana, según algunos expertos, puede favorecer la curación o, al menos, aliviar hasta quince enfermedades. Esta teoría, sin embargo, no es genérica, ni compartida globalmente entre los profesionales de la medicina. Otros especialistas opinan todo lo contrario y sostienen que se trata de un hecho alucinógeno que lo único que provoca es un estado psicológico que hace olvidar que uno está enfermo.

Hasta quince enfermedades pueden, en teoría, ser contrarrestadas, en cierta medida, por el consumo de marihuana o hierba de cannabis. Los beneficios de este derivado, según los defensores de su uso, apunta que es útil para sanar o aliviar enfermedades como el cáncer, el asma, la migraña, el insomnio, la artritis, la colitis ulcerosa, la depresión, el enfisema, la epilepsia, la esclerosis múltiple, la esquizofrenia, el glaucoma ocular, la hipertensión arterial, náuseas, vómitos y la osteoporosis.

Además de esas enfermedades, los expertos también mantienen que la planta de cannabis tiene otras aplicaciones de aplicaciones médicas y saludables. Se usa para tratamientos de enfermedades extrañas, así como para problemas normales de salud. Desde dolor de cabeza hasta Sida y cáncer.

Las cualidades de la marihuana, según sus valedores, «son más conocidas que sobre la mayoría de las medicinas que se consiguen con receta. La marihuana ya se ha probado por millones de personas sobre miles de años. Nunca se ha conocido una muerte debido al uso de marihuana».

La marihuana es casi tres veces más fuerte y efectiva que las medicinas actuales y legales para evitar la presión detrás de los ojos sin peligro de reacción mortal, según advierten y añaden que el 80% de los pacientes de asma podrían aumentar entre dos y cuatro años sus vidas fumando marihuana en lugar de ingerir medicinas tradicionales. La mayor ventaja de la marihuana como medicina es «su asombrosa seguridad». La relación de una dosis mortal con otra causa de fallecimiento es de 20 mil personas frente a solo una.

El 90% de los pacientes de glucosa, según subrayan esos expertos, «podrían tener salvación con el uso de la marihuana.  La hierba de cannabis es también el mejor dilatador de las vías respiratorias, de la tráquea, para respirar mejor. Es el mejor dilatador de los pequeños canales de los pulmones y los bronquios.

Exámenes médicos muestran que fumar un poco de marihuana es la mejor elección de la terapia por la cual muchos bronquios pueden abrirse. La calidad de la vida con esta terapia se podría aumentar a decenas de millones de pacientes de enfisema pulmonar.

El 60% de la epilepsia podría salvarse con el uso de la marihuana, según señalan. «Se conoce como la mejor medicina para toda de epilepsia y para la mayoría de víctimas de accidentes traumáticos».

Las investigaciones de los efectos que produce fumar marihuana muestran que el dolor en los pulmones, molestias de respiración, dolor de cabeza y otros tipos de síntomas o enfermedades son indicadores de exponerse al humo fuerte o estar acostumbrado a fumar con medida durante todo el día.

En este sentido, recientemente la doctora Alejandra Rodríguez, médico familiar de Molina Healthcare, un grupo de clínicas que trabaja en Estados Unidos y México, y considerada como una organización que ofrece servicios de salud, aseguró que la marihuana ha demostrado ser capaz de disipar algunos dolores corporales crónicos que son  resistentes a los analgésicos convencionales. Este es el caso de personas que sufren de esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica que causa espasmos musculares que pueden ser muy intensos.

«Otros candidatos para esto son los que ya tienen Sida y los que sufren cáncer terminal, o que tienen metástasis en los huesos, que son pacientes con dolores extremos y que ya los medicamentos tradicionales no les funcionan, por lo que la marihuana los puede ayudar a calmarse», aseveró Rodríguez.

La experta detalló que la planta también es prescrita para asistir a personas que sufren de náuseas y vómitos extremos, como los pacientes de cáncer que son sometidos a agresivas sesiones de quimioterapia, o los que tienen caquexia —estado de extrema desnutrición y  atrofia muscular—.

Las investigaciones médicas, según mantiene  la doctora, sugieren que el principio activo del cannabis sativa: el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), que estimula el apetito en los usuarios de marihuana, podría  ayudar a esos enfermos que sufren de gran pérdida de peso y de masa muscular. Esto mismo sería beneficioso para las personas que sufren de anorexia. «Son pacientes que han bajado de peso extremadamente, que ya no tienen ganas de comer, y que pueden estar en una etapa en la que pueden fallecer», Alejandra Rodríguez.

Estudios del National Institute of Health (HIH), de Estados Unidos, y de la British Medical Association de Inglaterra coinciden en que los componentes activos de la hierba cannabis podrían tener aplicaciones médicas benéficas para diferentes condiciones de salud. En sendos informes, publicados en 1997, las prestigiosas organizaciones médicas aseguraron que fumar marihuana permitiría disminuir la elevada presión del líquido del ojo que se produce en quienes padecen glaucoma.

Otros beneficios médicos atribuidos, aunque no están comprobados científicamente, son un efecto antidepresivo, propiedades antibacterianas, inhibición del crecimiento de tumores, alivio a los ataques severos de asma, prevención de la diabetes, combate del insomnio y las migrañas, control de las convulsiones y espasmos musculares en personas con epilepsia y con lesiones en la médula espinal.

Adicción y efectos

Si bien se han comprobado los beneficios médicos de la marihuana en algunos casos, los expertos reconocen que el uso de esta planta podría tener efectos secundarios y adictivos
en ciertos usuarios.

«Entre los que consumen marihuana, hemos visto que presentan dificultad para concentrarse, puede tener ansiedad, un cambio en la percepción del tiempo y el espacio, confusión, taquicardia, mareos y palpitaciones»,
señaló la doctora.

Cuando se trata de personas que han fumando muchas concentraciones de la planta —añadió— se podría presentar algo conocido como «síndrome de privación.  Cuando se les acaba el efecto de la marihuana, esas personas pueden sentir agitación, presentar irritabilidad, problemas para dormir, y también tener náuseas y vómitos».

Rodríguez aclaró que la marihuana podría tener efectos adictivos en algunos casos debido a la  sensación de bienestar y calma que les ofrece a las personas que la utilizan.

«Los pacientes que están enfermos y están usando marihuana para el dolor obviamente no van a querer dejarla si les calma ese dolor. Si están bajo quimioterapia y vomitando, obviamente no van a querer seguir sintiendo esos síntomas. Entonces se forma una dependencia psicológica por necesidad», apuntó.

Listado de dolencias

Esta es la relación que, según los expertos, podría beneficiar a los pacientes con el uso de marihuana o hierba de cannabis:

Cáncer.
Asma.
Migraña.
Insomnio.
Artritis.
Colitis ulcerosa.
Depresión.
Enfisemas.
Epilepsia.
Esclerosis múltiple.
Esquizofrenia.
Glaucoma ocular.
Hipertensión arterial.
Náuseas y vómitos.
Osteoporosis.

Comente