Donald Trump visitó Las Vegas tras tiroteo

LAS VEGAS, NV - OCTOBER 4: (L-R) First lady Melania Trump looks on as Clark County Sheriff Joe Lombardo is embraced by President Donald Trump after the president delivered remarks in a room full of police officers and family members at Las Vegas Metropolitan Police Department headquarters, October 4, 2017 in Las Vegas, Nevada. Trump is scheduled to visit with victims and first responders from Sunday night's mass shooting during his trip to Las Vegas.   Drew Angerer/Getty Images/AFP
4 de octubre, 2017 - 6:25 pm
Scarleth Garrillo/[email protected]/Con información de AFP

«Este es un día muy triste para mí, personalmente», dijo hoy Trump a su salida de la Casa Blanca para poner rumbo a Las Vegas tras el tiroteo del domingo

Foto: Agencia

Estados Unidos – Luego de tres días de que un hombre disparara a cientos de personas que se encontraban en un concierto en Las Vegas, causando la muerte de 59 personas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania, arribaron este miércoles en el aeropuerto internacional McCarran, de Las Vegas (Nevada), para visitar a las víctimas del terrible suceso.

La pareja presidencial fue recibida por autoridades locales como la alcaldesa de la ciudad, Carolyn Goodman, y el alguacil del condado, Joe Lombardo, entre otros.

«Este es un día muy triste para mí, personalmente», dijo hoy Trump en declaraciones a la prensa a su salida de la Casa Blanca para poner rumbo a Las Vegas (Nevada).

El mandatario visitó con su esposa Melania un hospital y un centro de comando de la policía para reunirse con víctimas y socorristas.

«Vimos una valentía tremenda, la policía, increíble, la gente, increíble. En nombre de nuestro país, de nuestro gran país, queremos agradecerles. Son una inspiración”, señaló Trump, al destacar cómo personas malheridas no dejaban de ayudar a otros en la fatídica noche del domingo.

Paddock abrió fuego contra unas 22.000 personas congregadas en un festival de música country desde una habitación en el piso 32 del hotel Mandalay Bay. Se quitó la vida antes que llegara la policía.

«Estados Unidos es una nación de luto», dijo el presidente, que invitó a los sobrevivientes a la Casa Blanca. «Cuesta encontrar las palabras para explicar a nuestros hijos cómo puede existir tanta maldad».

El móvil del atacante sigue siendo una incógnita. Lo que se sabe es que Paddock era un contador jubilado, que le gustaba apostar fuerte y era dueño de un arsenal. Está claro que fue un acto planificado -colocó incluso una cámara afuera de la habitación para saber si la policía llegaba a buscarlo- pero no dejó ni nota, ni carta, ni manifiesto.

En busca de algún dato que pueda aportar respuestas, el FBI recibió en el aeropuerto de Los Ángeles a la novia del atacante, Marilou Danley, de 62 años, quien estaba en Filipinas cuando la masacre.

La mujer, de origen filipino y nacionalidad australiana, regresó el martes a Estados Unidos, donde vive desde hace 20 años.

No está claro si fue interrogada, pero por ahora no está bajo custodia y es libre de ir adonde quiera. Es una «persona de interés» para el FBI, según medios estadounidenses, que señalaron que se investiga una transferencia de 100.000 dólares que le hizo Paddock a Filipinas una semana antes de la matanza.

Según NBC News, además del giro de 100.000 dólares, el atacante había apostado otros 160.000 en casinos en las últimas semanas.

Comente