Dedicó unas palabras de agradeciendo a Barack Obama

Donald Trump asume la presidencia de EE UU y promete blindar fronteras

000_KF436
21 de enero, 2017 - 11:37 am
Jennifer Borrego / [email protected] / AFP

El mandatario se enfrenta a índices de aprobación popular sin precedentes en la historia política moderna de Estados Unidos para un presidente recién elegido. Las cinco encuestas más recientes le dan calificaciones positivas en un 32%, 40%, 40% y 44%

Fotos: Agencias

Washington — El outsider multimillonario Donald Trump prestó juramento este viernes como 45° presidente de Estados Unidos y anunció que blindará las fronteras del país a los inmigrantes y lo protegerá de «los estragos» provocados por el libre comercio.

Trump y su tercera esposa Melania, una exmodelo de 46 años nacida en Eslovenia, llegaron al Capitolio desde la Casa Blanca, tras un desfile en limusina junto a Obama y su esposa Michelle.

En las escalinatas del Congreso, Trump prestó juramento exactamente a las 12:00 del mediodía (hora Washington) sobre dos biblias sostenidas por Melania; una que le regaló su madre en 1955, y la de Abraham Lincoln, quien luchó por la abolición de la esclavitud, también utilizada por Obama hace cuatro años.

Obama y tres expresidentes: Jimmy Carter, Bill Clinton y George W. Bush, le observaron atentamente, así como su derrotada rival demócrata Hillary Clinton, a quien Trump arrebató la oportunidad de ser la primera mujer presidente de Estados Unidos.

HILLARY

El discurso

La altanera exestrella televisiva de llamativo cabello dorado y sin ninguna experiencia política, que sucedió en las riendas de la primera potencia mundial al demócrata Barack Obama, dijo que privilegiará siempre los intereses estadounidenses.

«Desde hoy, una nueva visión gobernará nuestra tierra. Desde hoy, pondremos a Estados Unidos en primer lugar», afirmó en su discurso inaugural, cuyo inicio coincidió con una llovizna.

Trump, que quiere deportar a millones de inmigrantes y construir un muro en los 3.200 km de frontera con México, también enumeró «dos reglas simples: compre estadounidense y contrate estadounidenses».

«La ceremonia de hoy tiene un significado muy especial porque no estamos meramente transfiriendo el poder de un gobierno a otro, o de un partido a otro. Estamos transfiriendo el poder de Washington DC y devolviéndoselos a ustedes, la gente», dijo Trump, que prometió asimismo erradicar «el terrorismo islámico radical».

Trump expresó su agradecimiento al «magnífico» presidente Obama.

Asimismo, lamentó que Estados Unidos «enriquezca a industrias extranjeras» y «subsidie ejércitos extranjeros». «Hemos defendido las fronteras de otros países mientras nos hemos negado a defender las nuestras (…) Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban a nuestras empresas, y destruyen nuestros empleos», sostuvo.

La victoria de Trump, que dejó atónito al planeta, está anclada sobre todo en los votos de una clase trabajadora blanca que desconfía de los políticos tradicionales y que siente que la globalización le ha perjudicado, trasladando empleos a México o China.

«Voy a luchar por ustedes con cada aliento, y nunca, nunca los decepcionaré. Estados Unidos volverá a triunfar; triunfará como nunca antes», dijo Trump.

Trump promete unificar al polarizado electorado, pero esto se contradice con sus constantes ataques a detractores, generalmente por Twitter: a la actriz Meryl Streep o al héroe de los derechos civiles John Lewis, de las agencias de inteligencia a la canciller alemana Ángela Merkel o a Europa.

En el frente diplomático surgen grandes dudas. Los líderes del planeta se interrogan sobre cómo interpretar sus declaraciones, contradichas muchas veces por sus futuros ministros sobre las relaciones con Rusia o el acuerdo nuclear iraní.

Los aliados tradicionales de Estados Unidos observan al magnate inmobiliario neoyorquino con inquietud: tras una divisiva campaña, el republicano Trump, de 70 años, llega a la Casa Blanca con la menor popularidad de un nuevo presidente en cuatro décadas.

DISTURBIOS

Protesta violenta

La capital del país fue tomada por decenas de miles de simpatizantes que agitan banderas estadounidenses y calzaban gorros de béisbol en los cuales se leía «Devolver la grandeza a EE UU», el eslogan electoral de Trump, pero también por manifestantes contra el racismo, los derechos de la mujer y los inmigrantes.

La mayoría de las protestas fueron pacíficas, pero al menos una terminó en violencia: decenas de manifestantes, muchos vestidos de negro y encapuchados, lanzaron piedras, quebraron vidrios de varios comercios y un banco y fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos.

«¡No a las deportaciones, no al Ku Klux Klan, no a un EE UU fascista!», coreaban.

Al cierre del día habían sido detenidas más de 100 personas.

México castigado

El gabinete de Trump es el más blanco y el más rico en décadas. Incluye a un solo negro y por primera vez en casi 30 años, a ningún hispano, lo cual le ha valido fuertes críticas de la primera minoría del país, con más de 55 millones de personas (17% de la población).

La ausencia de hispanos en el gabinete no es sorprendente para un presidente que promete deportar a entre dos y 3 millones de inmigrantes sin papeles, construir un muro frente a México y cobrárselo a los mexicanos, quizás a través de impuestos a las remesas de inmigrantes.

También quiere renegociar o eliminar el TLCAN, el acuerdo de libre comercio con México y Canadá, así como el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (del que son signatarios Chile, México y Perú, entre otros), medidas que junto a la pérdida de inversiones pueden arrastrar al vecino del sur de Estados Unidos a una recesión en 2017.

Trump también podría dar marcha atrás en el acercamiento con La Habana impulsado por Obama y todo indica que será más agresivo con Venezuela.

Papa: «Que no se olvide de pobres, marginados y necesitados»

El papa Francisco felicitó ayer al nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y le pidió que no se olvide de los «pobres, marginados y necesitados» al iniciar su mandato.

«Rezo para que sus decisiones sean guiadas por los ricos valores espirituales y éticos que han forjado la historia del pueblo estadounidense», escribió el Papa argentino en su mensaje, divulgado en inglés por la oficina de prensa del Vaticano.

«Espero que bajo su liderazgo, Estados Unidos  mantenga su preocupación por los pobres, y los necesitados», agregó.

Francisco también aseguró en su mensaje que rezará para que Dios le procure «sabiduría» y «fuerza» al 45º presidente de Estados Unidos.

JURAMENTO PENCE

Mike Pence juró como vicepresidente

Mike Pence se convirtió ayer en el nuevo vicepresidente al jurar el cargo ante el juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, y sobre la Biblia de la familia del expresidente Ronald Reagan, en la ceremonia oficial ante el Capitolio.

De 57 años y exgobernador de Indiana, Pence sucede en el cargo al ya exvicepresidente Joseph Biden, quien acompañó a Barack Obama en sus ocho años en la Casa Blanca. Con un perfil bajo y nombre poco conocido a nivel nacional, Pence fue la apuesta de Trump para mostrar las credenciales conservadoras de su candidatura, puestas en duda por algunos republicanos.

DESFILE

Del Capitolio a la Casa Blanca

El nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dejó este viernes el Capitolio e inició el protocolar desfile hasta la Casa Blanca, en un trayecto en el que fue acompañado por miles de personas desde las calzadas.

Trump y su vicepresidente, Mike Pence, pasaron revista a las tropas ante las escalinatas del Congreso estadounidense y posteriormente abordaron la limusina blindada apodada «La Bestia», para el trayecto hasta la casa de gobierno.

DESTACADO GLAMOUR 1

No faltó el glamur

Sin dudas, la presencia y el buen gusto de las «primeras damas» no se hizo esperar en la ceremonia del día.

Michelle Obama vestía un elegante vestido largo rojo oscuro, mientras Melania Trump optó por un vestido y una torera de cachemira celeste cielo de Ralph Lauren, muy en el estilo de la exprimera dama Jackie Kennedy Onassis.

La primera dama entrante de Estados Unidos, Melania Trump, lució un elegante vestido celeste del emblemático diseñador de modas Ralph Lauren para la investidura de su esposo, que revivió el famoso estilo de Jacqueline Kennedy.

El vestido de cachemir hasta la rodilla hacía juego con una chaqueta cruzada de cuello redondo con corte a la cintura y guantes de gamuza del mismo color.

En un guiño al pasado, Melania llevaba el cabello recogido, y pendientes de diamantes.

El look recibió una ola de calificaciones positivas en línea y fue comparado con el de Jacqueline Kennedy, la esposa del presidente demócrata John F. Kennedy y considerada una de las primeras damas más elegantes de Estados Unidos.

Traspaso de poder en Twitter

En Washington, el traspaso de poder se hace también en Twitter.

En el momento en que Donald Trump prestó juramento, la cuenta @POTUS (siglas de «President of the United States»), utilizada hasta ese momento por Barack Obama, fue transferida a su sucesor republicano, el presidente 45° de la historia estadounidense.

El contador del número de tuits fue puesto en cero aunque no el número de seguidores. El objetivo del ejecutivo era inicialmente conservar el total de seguidores (más de 13 millones) pero, por razones desconocidas, esta cifra ascendía poco rato después del juramento apenas a más de 4 millones.

Una nueva cuenta, @POTUS44, reúne todos los tuits enviados por Obama (cerca de 350) que serán archivados.

La misma lógica se aplica a las cuentas de la primera dama Michelle Obama (@FLOTUS), del vicepresidente Joe Biden (@VP) e incluso del portavoz del ejecutivo Josh Earnest (@PressSec).

Por ahora, el nuevo presidente parece decidido a continuar utilizando su cuenta personal @realDonaldTrump (más de 20 millones de seguidores) desde la cual han sido enviados una ráfaga de tuits desde que concluyó su discurso de investidura en el Capitolio.

Frases destacadas del discurso de Trump

A continuación, las principales frases del discurso del flamante presidente de Estados Unidos tras prestar juramento:

Poder para la gente

«No estamos meramente transfiriendo el poder de una administración a otra, o de un partido a otro, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington DC y se lo estamos dando a ustedes, el pueblo estadounidense».

«El 20 de enero de 2017 será recordado como el día en que el pueblo se convirtió en los gobernantes de esta nación de nuevo. Los hombres y mujeres olvidados de nuestro país no serán olvidados nunca más».

Nunca los decepcionaré

«Nunca se sentirán decepcionados por haberlo conducido a la Casa Blanca, y que el país «triunfará como nunca antes».

«Voy a luchar por ustedes con cada aliento, y nunca, nunca los decepcionaré. Estados Unidos volverá a triunfar; triunfará como nunca antes».

¡Devolveremos la grandeza a Estados Unidos!

«Recuperaremos la grandeza. Desde hoy, una nueva visión gobernará nuestra tierra. Desde hoy, pondremos a Estados Unidos en primer lugar. La prioridad será comprar productos estadounidenses, dar empleo a estadounidenses».

Carnicería americana

«Para muchos de nuestros ciudadanos la realidad es muy diferente: madres y niños atrapados en la pobreza en nuestras ciudades remotas; fabricas oxidadas dispersas como lápidas en el paisaje de nuestra nación; un sistema educativo, pleno de dinero, pero que deja a nuestros jóvenes y hermosos estudiantes privados de conocimiento; crimen, pandillas y drogas que se han llevado demasiadas vidas y le han robado a nuestro país demasiado potencial. Esta carnicería americana se detiene aquí y en este momento».

No más enriquecer a otros

«Por muchas décadas, hemos enriquecido la industria extranjera a expensas de la industria estadounidense, subvencionado ejércitos de otros país mientras hemos permitido la merma de nuestras fuerzas militares; hemos defendido las fronteras de otros países mientras nos rehusamos a defender las nuestras; y gastamos billones de dólares en el extranjero mientras nuestra infraestructura ha caído en deterioro y decadencia».

Nueva visión: primero Estados Unidos

«A partir de este día, una nueva visión gobernará nuestra país. Desde este momento será sólo primero Estados Unidos, primero Estados Unidos. Cada decisión sobre comercio, impuestos, inmigración, política exterior se hará para beneficiar a los trabajadores estadounidenses, a las familias estadounidenses. Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, robando nuestras compañías y destrozando el empleo. La protección llevará a la gran prosperidad y fuerza».

«Seguiremos dos reglas simples: compra (productos) estadounidense y contrata estadounidenses».

Erradicar terrorismo islámico

«Reforzaremos viejas alianzas y formaremos otras nuevas, y uniremos el mundo civilizado contra el terrorismo islámico radical, que erradicaremos completamente de la faz de la Tierra».

Los entretelones

Obama y su esposa Michelle recibieron a Trump y Melania en la pequeña escalinata de acceso a la Casa Blanca, y todos posaron brevemente para fotógrafos antes de ingresar al recinto.

Posteriormente, Obama y Trump fueron juntos en una limusina hasta el Capitolio, escenario de la toma de juramento del nuevo presidente.

Poco antes de la llegada de Trump a la sede presidencial, Obama fue visto ingresando por última vez al Salón Oval, donde dejó una carta sobre el célebre escritorio utilizado por los presidentes estadounidenses desde el siglo XIX. Es tradición que los mandatarios salientes dejen una nota personal para su sucesor en el escritorio donde son adoptadas tantas decisiones trascendentales para Estados Unidos y el mundo.

Trump y Melania iniciaron la jornada con un oficio religioso en la pequeña iglesia episcopal de San Juan, abierta en 1816 y separada de la Casa Blanca por la Plaza Lafayette.

Desde las primeras horas de la mañana decenas de miles de personas aguardaban pacientemente al enorme espacio preparado delante de las escalinatas del Capitolio para acompañar la investidura del 45º presidente.

Además de las gorritas rojas con letras en blanco que decían «Devolver la grandeza a Estados Unidos», era posible ver también a miles de personas con gorros de lana color naranja y simplemente el número 45, en referencia a Trump.

Las fuerzas de seguridad dispusieron de kilómetros de vallas en el centro de la capital estadounidense.

La temperatura en Washington oscilaba alrededor de los 6 grados centígrados y el servicio de meteorología prevé lloviznas durante el día.

Tras el discurso de Trump, Obama abordó con su esposa un helicóptero de la Marina para dirigirse a la base Aérea de Andews y desde allí dejar Washington luego de ocho años en la Casa Blanca.

CHAO OBAMA

Expresidente Obama de vacaciones a California

El expresidente Barack Obama y su esposa Michelle abandonaron Washington poco después de la investidura de Donald Trump, con destino a Palm Springs, en California, donde pasarán unas vacaciones familiares.

Al comenzar la jornada, Obama y su esposa Michelle difundieron en la red social Twitter un corto video en que el presidente saliente agradeció a sus compatriotas por el apoyo recibido en ocho años de gobierno.

«Fue el honor de mi vida servirles. Hicieron de mí un mejor dirigente y hombre», manifestó el 44° presidente de Estados Unidos en la cuenta oficial de la presidencia @POTUS.

«No me detendré. Estaré aquí mismo con ustedes como ciudadano, alentado por sus voces de verdad y justicia, de humor y de amor», agregó Obama.

El demócrata aprovechó su cuenta oficial en Twitter, que transfirió a Trump, para anunciar la creación de la fundación Obama.

 

 

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente