Defensores de derechos de migrantes ganan un primer round frente a Trump

000_L67T5
29 de enero, 2017 - 9:01 am
Con información de AFP

Los defensores de los derechos de los migrantes lograron una primera batalla frente a Donald Trump, después de que la justicia bloqueara en parte un decreto del gobierno para impedir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos

Foto: Agencias

Varias organizaciones, entre ellas la poderosa Unión estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), interpusieron una demanda judicial el sábado contra el decreto promulgado un día antes por el mandatario, logrando que la justicia lo bloqueara en parte.

El decreto suspende la acogida de refugiados musulmanes durante 120 días, así como el ingreso por 90 días de ciudadanos de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, mientras se revisan los criterios de admisión.

Su aplicación desde la noche del viernes tomó por sorpresa a viajeros que ya habían abordado sus vuelos o estaban listos para abordar.

La jueza federal de Nueva York Ann Donnelly impidió al gobierno expulsar a esos pasajeros tras una audiencia de urgencia realizada en la noche del sábado.

A pesar de la decisión judicial, cientos de personas se manifestaron pacíficamente en el aeropuerto John F. Kennedy Airport de Nueva York.

«La gente está preparada para oponerse a esto” dijo David Gaddis, de 43 años. “No es sorprendente que la gente se movilice. Cada día que [Trump] está en su despacho, hay una emergencia nacional».

En otros grandes aeropuertos, como Washington, Chicago, Minneapolis, Denver, Los Ángeles, San Francisco y Dallas también hubo concurridas protestas.

Donnelly ordenó al gobierno que facilite listas con todos los detenidos en aeropuertos estadounidenses desde la entrada en vigor de la medida.

Una jueza federal de Virginia anunció una decisión similar que afecta a los pasajeros del aeropuerto de Dulles, cerca de Washington DC, dijo el diario The Charlotte Observer.

Las organizaciones presentaron la demanda tras la detención la noche del viernes de dos iraquíes en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, pese a que contaban con documentación en regla.

Uno de ellos trabajó para el gobierno estadounidense en Irak durante 10 años y el otro viajaba a Estados Unidos a reunirse con su esposa, que trabaja para una empresa contratista estadounidense, señaló la demanda.

Los representantes demócratas de Nueva York en el Congreso, Jerry Nadler y Nydia Velasquez, se unieron a la protesta en el estacionamiento del JFK y negociaron todo el día con la policía aeroportuaria.

Obtuvieron la liberación de uno de los iraquíes, Hameed Khalid Darweesh, a quien los manifestantes recibieron al grito de «Bienvenido a casa», «¡Los musulmanes son bienvenidos!, ¡Ni odio, ni miedo!».

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente