De huracán a chubasco de la noche a la mañana

1768_modulo-b_01
25 de octubre, 2015 - 1:27 pm
Redacción Diario Qué Pasa

No se reportaron víctimas aunque el ciclón afectó calles, derribó árboles y postes de luz

Foto: Agencias

Con ráfagas cercanas a los 300 kilómetros por hora, el ciclón afectó calles y carreteras, y derribó árboles y postes de luz tras tocar tierra, además de provocar cortes del suministro eléctrico. Pero no se reportaban víctimas y la tormenta se debilitó rápidamente en su camino hacia el noroeste del país, señaló Reuters.

Puerto Vallarta — El huracán Patricia, uno de los más poderosos en la historia, azotó con fortísimos vientos y torrenciales lluvias el oeste de México causando caos en ciudades y centros turísticos costeros, pero provocó menos daños de lo que se temía antes de debilitarse este sábado, literalmente de la noche a la mañana a tormenta tropical.

Con ráfagas cercanas a los 300 kilómetros por hora, el ciclón afectó calles y carreteras, y derribó árboles y postes de luz tras tocar tierra, además de provocar cortes del suministro eléctrico. Pero no se reportaban víctimas y la tormenta se debilitó rápidamente en su camino hacia el noroeste del país, señaló Reuters.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH), que describió antes a Patricia como un ciclón potencialmente catastrófico, dijo que se había degradado el sábado en la mañana a tormenta tropical.

El ciclón llevaba vientos sostenidos de 80 kilómetros por hora y su centro se ubicaba a 55 kilómetros al noreste de la ciudad de Zacatecas, dijo el Centro en su más reciente reporte.

El viernes, miles de turistas nacionales y extranjeros fueron desalojados en la región occidental del país. En Jalisco, donde se ubican exclusivos condominios y hoteles en conocidos centros turísticos como Puerto Vallarta, fueron regresados a sus alojamientos tras el paso de la tormenta.

Comente