Corea del Norte prohíbe sonreír en señal de duelo

qpplaceholder
9 de julio, 2014 - 1:38 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Pyongyang — Corea del Norte no está para bromas. Ayer se conmemoró la muerte del fundador del país, Kim Il-sung, y en señal de respeto está prohibido sonreír y hablar en público.

Tampoco se permite beber alcohol ni bailar. De botellón ni hablamos. Es mejor no desafiar el luto oficial estos días de hondas condolencias. Si cuando las autoridades están de buenas amenazan con una catástrofe nuclear, qué no pasará cuando tienen el día atravesado. Tal día como ayer, hace 20 años, murió Kim Il-sung, jefe del Estado desde 1948 hasta su defunción, momento en el que la Asamblea Suprema del Pueblo dejó en herencia el gobierno del país a su hijo, Kim Jong-il.

Kim Il-sung, que luchó encarnizadamente contra los japoneses, es glorificado por la televisión estatal con motivo de la efemérides. No en balde, al dirigente difunto le llaman Presidente Eterno, como eternos son los documentales hagiográficos que la televisión norcoreana dedica al padre de la patria.

En Corea del Norte, donde el culto a la personalidad alcanza dimensiones religiosas, se venera su figura con la erección de 34 mil estatuas. Por si a alguien se le olvidaba el nombre del abuelo, hay una vitrina en el Palacio del Sol de Kumsusan, en Pyongyang.

Comente