Catástrofe de Malaysia Airlines tiene historias por contar

1323_5_01
24 de julio, 2014 - 12:04 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Desde teorías conspirativas hasta un terrible error, las causas del derribo del MH17 solo han dejado una realidad: se perdieron 298 vidas, pero otras tantas se salvaron.

Maracaibo — Una semana ha transcurrido desde que Malaysia Airlines volvió a quedar en la palestra pública mundial en menos de cinco meses. Una semana desde que el dolor se asentó en la vida de los parientes de las 298 personas que fallecieron el jueves 17 de julio en el cielo ucraniano, y que iban a bordo del fatídico vuelo MH17 de la aerolínea malasia.

Son muchas las hipótesis que se manejaron desde el principio, pero una se mantiene firme: el avión pudo haber sido derribado por un misil.

¿Las causas? La respuesta aún es debatida por las autoridades aeronáuticas y políticas internacionales, y ha sido ampliamente informada.

Sin embargo, más allá de ello, en torno a esta tragedia aérea surgieron varias historias que —aunque paralelas— pasaron a ser lecciones inexplicables de la vida.

Historias que envuelven por segunda vez a la aerolínea, que en menos de un año ha tenido que afrontar la pérdida de 537 «almas», entre la desaparición del vuelo MH370 el pasado 8 de marzo y el derribo del MH17, este 17 de julio en cielo ucraniano.

¿Habrá tercera?

Con el transcurrir de los días han surgido historias de personas y familias enteras que llegaron tarde al aeropuerto de Schiphol, en la capital holandesa, por una u otra causa, o que sencillamente decidieron ahorrar como le ocurrió a Maarten de Jonge.

En el más puro estilo de la franquicia cinematográfica Destino Final, lo vivido por personas como el ciclista holandés Maarten de Jonge, pareciera ir más allá de la suerte.

El deportista se ha salvado en dos oportunidades de morir —o desaparecer—, pues para la primera tragedia de Malaysia Airlines el pasado 8 de marzo, De Jonge logró cambiar su viaje en ese avión (que hacía una escala en Pekín, destino al que no llegó la aeronave) por un vuelo directo a Taiwán, que salía una hora más tarde.

Por segunda vez, el ciclista de 29 años corrió con suerte. El jueves pasado estaba previsto que viajaría desde Ámsterdan a Kuala Lumpur en el MH17, pero encontró un vuelo más barato para el domingo.

«En el último momento elegí un vuelo que salía el domingo porque era 300 euros más barato. Solo quedaba un asiento y lo reservé de inmediato, intentar ahorrar me ha salvado la vida», dice el deportista que pertenece al equipo malasio de ciclismo.

No le tocaba

Varios pasajeros del MH17 eran australianos. La ruta de estos viajeros era simple, pero larga, y para algunos, costosa: salir desde Ámsterdam hasta Kuala Lumpur, y desde allí hasta Australia. Pero siempre hay quien busca la manera de ahorrar algunos euros, así sea a costa de pasar más horas en un avión o incluso, hacer varias escalas.

Eso le ocurrió a la estudiante australiana Bec McDonald (20), quien volaría en el MH17 hacía la capital malasia para poder viajar luego a su país natal.

La joven narró que en el último momento su hermano le aconsejó tomar un vuelo con escala en Londres, pues así se ahorraría 300 euros. La chica confesó quedarse en shock al enterarse de la noticia del MH17. Mientras Bec viajaba desde Londres a Kuala Lumpur, se estaba registrando la tragedia en Ucrania.

Premoniciones

El caso de la familia británica Sim, ha dado la vuelta al mundo. Y es que  en el momento que Barry Sim se dio cuenta de que no iba en el mismo avión que su esposa Nur Azani (Izzy) y su bebé de tres meses, decidió no viajar. «Siempre intento viajar con Malaysia Airlines, así que pedí a mi agente que metiera a mi familia en el mismo vuelo que yo. No queríamos viajar separados», añadió Sim. Finalmente, los Sim viajaron con la aerolínea KLM.

«Tienes esta sensación de malestar en la boca del estómago. Empiezas a sentir mariposas. Admito que hay que tener una actitud ‹filosófica› y seguir una vida normal», pero Izzy dijo estar convencida de que «alguien» nos «estaba observando» y le decía: «No debes subir a ese avión», narró el hombre.

Adiós a la familia

Entre los 298 fallecidos del vuelo MH17 de Malaysia Airlines, 44 eran malasios. Y según algunos portales de noticias, entre ellos viajaba Amirah Kusuma, abuela política del primer ministro de ese país asiático, Najib Razak, y del ministro de defensa Hishammuddin Hussein.  Ambos son primos. La anciana de 83 años era esposa, por segundas nupcias, del abuelo de Razak y Hussein.

Personas como Dayang Noriah Aji perdieron a varios integrantes de sus familias. Noriah se quedó sin su hija, su yerno y sus cuatro nietos tras la tragedia en Ucrania. «Perdí a mi hija y su familia en lo que se tarda en pestañear», declaró a los diarios locales.

El caso de Jihar Singh no fue diferente. Su hijo, un asistente de vuelo, subió al avión a última hora al cambiar su turno con un compañero. Paradójicamente, el 8 de marzo, la nuera de Singh —también tripulante de cabina de pasajeros— cambió su turno en el vuelo MH370, pero no para viajar en él, sino para bajar.

¿Qué pasa con Malaysia Airlines?

En 1947, Malaysia Airlines inició sus operaciones y desde entonces tan solo ha registrado cuatro grandes accidentes. El primero de ellos en 1977 con un saldo de 100 muertos, otro en 1995 cuando uno de sus aviones Fokker 50 se precipitó a tierra causando la muerte de 34 personas y los dos ocurridos este año.

Es resaltante la cercanía de apenas cuatro meses entre la desaparición del vuelo MH370, cuando volaba sobre el océano Índigo desde Kuala Lumpur hacia Pekín, y la caída del MH17 en territorio Ucraniano, ruta casi obligada para ir de Europa hacia el sur de Asia. Ambos vuelos eran a bordo de aeronaves Boeing 777.

El MH17 en datos

La aerolínea informó que el avión transportaba 189 holandeses, 44 malasios —incluidos 15 tripulantes y 2 bebés— 27 australianos, 12 indonesios —incluido 1 bebé—, 9 británicos, 4 alemanes, 4 belgas, 3 filipinos, 1 canadiense y 1 neozelandés.

La aeronave había pasado su última revisión el 11 de julio, apenas seis días antes.

El contacto con el aparato se perdió cuatro horas después de su despegue, cuando viajaba a 10.000 metros de altura.

Después de la tragedia, el vuelo MH004 de Malaysia Airlines sobrevoló el espacio aéreo sirio para evitar la ruta sobre Ucrania. Pasó sin complicaciones, informó la compañía aérea en un comunicado.
El vicepresidente de Malaysia Airlines, Huib Gorter, anunció el viernes 18 que la aerolínea abonará $5.000 en efectivo a las familias por cada víctima de la tragedia del MH17 en Ucrania.

Por respeto a las víctimas, Malaysia Airlines retiró el nombre del vuelo MH17. A partir de mañana 25 de julio, el nuevo número del vuelo será MH19.

El jueves 17, una de las primeras hipótesis que se lanzó desde Rusia sobre la caída del avión de Malaysia Airlines resaltaba la coincidencia de que el avión del presidente Putin, que lo traía de vuelta luego de una gira por Latinoamérica, pasara por la misma ruta del malogrado MH17, solo una hora antes del siniestro. El avión ruso se parece en modelo, medidas y diseño a la aeronave malasia, además que los colores del logo de Malaysia Airlines coinciden con los de la bandera rusa, lo que alimenta la teoría de la confusión al momento de un presunto atentado contra Putin.

En el vuelo viajaban 100 científicos expertos en la investigación del VIH, quienes tenían como destino Australia. Otra teoría conspirativa apunta a que entre ellos iba la cura para este mal, ya que entre las víctimas figura el expresidente de la Sociedad Internacional del Sida, Joep Lange.

Maarten de Jonge salvó su vida en dos oportunidades al no viajar con Malaysia Airlines en marzo y la más reciente, la semana pasada


Bec McDonald, estudiante australiana, cambió su vuelo por uno mas barato. Está viva de milagro

Comente