Capitán de barco responsable de tragedia de migrantes en Mediterráneo

1584_20AJU
22 de abril, 2015 - 5:16 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: AFP

El balance oficial de la tragedia es de 24 muertos y 28 sobrevivientes, pero el número de desaparecidos suma unos 800

Catania — El capitán del barco repleto de centenares de migrantes, que naufragó este fin de semana, fue designado el martes por la Fiscalía italiana como el único responsable de este drama, uno de los peores que ha conocido el Mediterráneo.

Aún conmocionados y exhaustos, los sobrevivientes de esta nueva hecatombe de migrantes, presumiblemente con 800 muertos, llegaron este martes a Sicilia al mismo tiempo que los dos traficantes de seres humanos, que fueron detenidos. Su detención debe ser confirmada ulteriormente por un magistrado italiano.

La responsabilidad del capitán del barco, un tunecino de 27 años,  Mohammed Alí Malek, está fuera de duda, según la fiscalía de Catania, en Sicilia. Para la fiscalía, este hombre habría provocado el naufragio al sobrecargar el barco, y mostrarse incapaz de maniobrar.

Esta catástrofe  tiene dos causas principales, explicó la fiscalía en un comunicado.

«Por un lado las falsas maniobras decididas por el comandante del barco que, en un intento de abordar el carguero —que acudió en su ayuda, NDLR—, provocó la colisión con esta embarcación más grande», añadió.
«Por otro lado, la sobrecarga de pasajeros del barco, que perdió el equilibrio por estas falsas maniobras y por el desplazamiento de los inmigrantes a bordo. El barco se hundió por estos motivos», recalcó.

La Fiscalía afirma que el carguero portugués que acudió a socorrerles frente a las costas de Libia «no contribuyó en absoluto» a producir el naufragio.

El balance oficial de la tragedia es de 24 muertos y 28 sobrevivientes, pero el número de desaparecidos suma unos 800, entre ellos niños y mujeres, según organizaciones humanitarias internacionales.

Migrantes encerrados

La Fiscalía no confirma esta cifra pero estima en 850 el número de migrantes a bordo de este navío, de 20 metros de eslora, en base a los relatos de los supervivientes y la estimación de la tripulación del carguero portugués.

Solamente 24 cuerpos han sido recuperados. La fiscalía explica que el pequeño número de sobrevivientes por el hecho de que «muchos migrantes, entre ellos mujeres y niños, estaban encerrados en la bodega» del barco.

La investigación proseguirá para determinar el número de muertos, incluso procediendo a la recuperación de los restos del navío, según la fiscalía. El jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi, aludió a esta posibilidad  para «dar una sepultura decente» a las víctimas.

«Había un poco más de 800 personas a bordo, entre ellos niños de 10, 12 años. Había sirios, unos 150 eritreos, somalíes… Habían salido el sábado a las 8:00 de Trípoli», según Carlota Sami, portavoz en Italia del Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (Acnur). Esta cifra fue confirmada por un portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Flavio Di Giacomo.

Más de 1.750 migrantes perdieron la vida en el Mediterráneo en lo que va de año, 30 veces más que en el mismo periodo de 2014, señaló el martes en Ginebra la OIM.

La Unión Europea (UE) convocó para el jueves una cumbre de jefes de Estado y de gobierno y reveló el un plan de acción para hacer frente a este tipo de tragedias en el Mediterráneo.

El plan prevé aumentar los recursos financieros de la operación de vigilancia marítima Tritón e incrementar su cobertura geográfica —actualmente se limita a las aguas territoriales—.

A Australia no llegan

Por su parte, el primer ministro australiano, Tony Abbott, aconsejó este martes a la Unión Europea que siguiera el ejemplo de su país y rechazara todas las embarcaciones de migrantes con el objetivo de impedir dramas como el naufragio del domingo en el Mediterráneo.

«Cientos, quizás miles de personas se ahogaron intentando alcanzar Europa desde África. El único medio de impedir estas tragedias es poner fin [a la llegada] de los barcos», declaró a la prensa el jefe de gobierno conservador, quien considera «urgente que los europeos adopten una política muy firme que ponga fin al tráfico de seres humanos en el Mediterráneo».

Tras la llegada al gobierno australiano en septiembre de 2013, el ejecutivo de Abbott lanzó la operación «Fronteras soberanas» para impedir que los refugiados lleguen por mar al país.

Para ello, los buques de la marina australiana interceptan los barcos con migrantes y los envían de vuelta a su punto de tránsito, en general Indonesia.

Asimismo, los demandantes de asilo que alcanzan las costas australianas son trasladados a centros de retención en la isla de Manus, en Papúa-Nueva Guinea, o en la isla de Nauru, en el océano Pacífico.

Aunque la demanda de asilo se considere finalmente legítima, el gobierno australiano no les dará permiso para instalarse en el país. La única opción es el regreso a su país, la vida en los campos de retención o el traslado a Camboya, país con el que Australia cerró un acuerdo.

Naciones Unidas condenó al gobierno australiano por no cumplir con sus obligaciones como país firmante de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que garantiza el derecho de los migrantes a solicitar asilo.

Rescatados 30 inmigrantes sirios

Los guardacostas de Turquía rescataron en la costa occidental del país a 30 inmigrantes sirios sin papeles que se encontraban a bordo de una embarcación en dificultades en dirección a Grecia.

El barco había salido del puerto de Bodrum (suroeste) sobre la costa egea de Turquía, y se dirigía a la isla griega de Kos cuando empezó a llenarse de agua por una tormenta que azotaba la zona.

Los guardacostas interceptaron el navío el lunes por la noche cuando estaba anocheciendo y pudieron salvar a sus ocupantes, entre ellos un niño.

Los traficantes habían obligado a ciertos pasajeros a saltar del barco para escapar de la policía.

Turquía es un importante punto de partida de emigración clandestina de Asia, Oriente Próximo y África, hacia los países de la Unión Europea. La guerra civil en Siria ha disparado el número de emigrantes que tratan de llegar a Europa pasando por suelo turco. El país ya acoge a cerca de dos millones de refugiados sirios.

Comente