Brasil conmocionado sepulta a niños quemados vivos por vigilante de guardería

francisco-velasquez-pdvsa-VENEZUELA--Brasil-conmocionado-sepulta-a-ni-os-quemados-vivos-por-vigilante-de-guarder-a
7 de octubre, 2017 - 8:01 pm
Con información de AFP

La tragedia ocurrió el jueves en un barrio modesto de Janaúba, una ciudad de 70.000 habitantes situada a unos 600 kilómetros al norte de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais

Foto: Agencias

Brasil-Siete niños y una profesora fallecieron en una guardería del sudeste de Brasil después de que un vigilante rociara con alcohol a los pequeños y prendiera fuego el lugar, según un nuevo balance de la tragedia anunciado el viernes, mientras el país asistía conmocionado a los primeros entierros.

Las dos últimas víctimas mortales, Cecilia Davine Dias y Yasmin Medeiros Salvino, ambas de cuatro años, fallecieron al comienzo de la tarde del viernes, indicó a la AFP un portavoz del hospital de Montes Claros, donde fueron transferidos una veintena de los niños heridos.

La tragedia ocurrió el jueves en un barrio modesto de Janaúba, una ciudad de 70.000 habitantes situada a unos 600 kilómetros al norte de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais.

000_T63QH-830x600

Pasaban las 09H00 de la mañana cuando el vigilante nocturno de la guardería ‘Gente Inocente’ irrumpió en el centro y roció con alcohol a sus víctimas antes de prender fuego a parte del recinto.

En total, siete niños de cuatro años fallecieron, así como una profesora de 43 que trató de salvarlos.

El incendio dejó igualmente unos 40 heridos, trasladados inmediatamente a tres hospitales de la región según la gravedad de su estado.

El autor del crimen, el vigilante Damião Soares dos Santos, de 50 años, murió poco después en el hospital donde ingresó con quemaduras en todo el cuerpo. Según las autoridades locales, padecía «problemas mentales» desde 2014.

Todavía en plena conmoción por la tragedia, varias decenas de personas acudieron el viernes por la tarde al cementerio de Janaúba para asistir al entierro de las primeras víctimas, constató un fotógrafo de la AFP.

CORRECTION - The coffin of Ana Clara, 4, one of the victims of the municipal daycare centre attack -where a watchman sprayed children with alcohol and set them on fire- is carried during his burial at Saint Luke's cemetery in Janauba, Minas Gerais state, Brazil on October 6, 2017. A Brazilian nursery school guard burned six small children and a teacher to death after spraying them with alcohol and setting them alight Thursday in an attack which has horrified the nation.  / AFP PHOTO / O TEMPO / ALEX DE JESUS / Brazil OUT / “The erroneous mention[s] appearing in the metadata of this photo by ALEX DE JESUS has been modified in AFP systems in the following manner: [Ana Clara] instead of [Juan Miguel Soares Silva]. Please immediately remove the erroneous mention[s] from all your online services and delete it (them) from your servers. If you have been authorized by AFP to distribute it (them) to third parties, please ensure that the same actions are carried out by them. Failure to promptly comply with these instructions will entail liability on your part for any continued or post notification usage. Therefore we thank you very much for all your attention and prompt action. We are sorry for the inconvenience this notification may cause and remain at your disposal for any further information you may require.”

Los pequeños ataúdes blancos fueron abiertos para algunos minutos de recogimiento, ante el dolor de las familias devastadas.

«Es inexplicable lo que ocurrió, no tengo palabras. Escuché en la radio que había un incendio allí y enseguida pensé en mis nietos. Estaba seguro que les había pasado algo», contó el labrador de 56 años Antonio Pereira da Silva durante la despedida a su nieta, en declaraciones al diario Folha de Sao Paulo.

Tampoco encontraba consuelo Cristiane Conceiçao Rodrigues, tía de otro de los pequeños fallecidos, mientras ayudaba a organizar el velatorio de su sobrino.

«No hay cómo no sentir odio por una persona así, no hay explicación», afirmó sobre el agresor al mismo diario.

La alcaldía de Janaúba decretó siete días de duelo oficial, mientras que el presidente Michel Temer expresó el jueves su «solidaridad con las familias», víctimas de esta «tragedia».

Comente