Avión de Malaysia se estrelló en el océano Índico

1207_54_01
25 de marzo, 2014 - 11:59 am
Redacción Diario Qué Pasa

Los ocupantes del avión eran: 153 chinos, 50 malasios (12 forman la tripulación),
7 indonesios, 6 australianos,
5 indios, 4 franceses,
3 estadounidenses,
2 neozelandeses, 2 ucranianos, 2 canadienses, 1 ruso,
1 holandés, 1 taiwanés
y 2 iraníes

Kuala Lumpur — La compañía Malaysia Airlines anunció este lunes que el Boeing 777 desaparecido el 8 de marzo con 239 personas a bordo cayó en el océano Índico y dio el pésame a las familias.

«Con profunda tristeza y dolor debo informarles que, según estos nuevos datos, el vuelo MH370 terminó en el sur del océano Índico», declaró el primer ministro malasio Najib Razak en una rueda de prensa.

Según informaciones de prensa, la compañía comunicó a los familiares que ninguna de las personas a bordo sobrevivió.

El jefe de gobierno afirmó que un nuevo análisis de datos recabados por satélites situaba la última posición del avión mar adentro, frente a las costas occidentales de Australia, lejos de cualquier pista de aterrizaje.

Al conocer la noticia, los familiares de los pasajeros del vuelo, muchos de ellos chinos, reunidos en un hotel de Pekín rompieron a llorar y se evacuó en camilla a una mujer que temblaba.

El vuelo MH370, que realizaba el trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín, se volatilizó poco después de despegar el sábado 8 de marzo a las 00:41 (16:41 GMT viernes) con tripulantes en su mayoría chinos y varios extranjeros.

A medio camino entre Malasia y Vietnam, el avión cambió de rumbo, hacia el oeste, en dirección opuesta a su ruta, y los sistemas de comunicación fueron desactivados «deliberadamente», según las autoridades malasias. El aparato voló durante varias horas antes de agotar el combustible.

EE.UU. se apresta a buscar caja negra del avión

El Pentágono ordenó el envío de un sónar (Towed Pinger Locator) que puede detectar señales a una profundidad de hasta 6.000 metros. Estos aparatos están situados al final de unos cables de varios miles de metros de largo remolcados por un barco.

Los aviones comerciales poseen dos cajas negras. Una registra segundo a segundo todos los parámetros de vuelo y la otra las conversaciones así como los sonidos y anuncios que se oyen desde la cabina de los pilotos.
Pero para poder utilizar estas informaciones es necesario encontrar dichas cajas, una labor que se hace muy difícil cuando han caído al océano.

La urgencia es si cabe mayor ya que los emisores de dichas cajas se apagarán en unos 12 días y después resultará casi imposible encontrarlas en una de las regiones más inhóspitas del planeta.

Si los restos encontrados en el sur del océano Índico resultan ser del Boeing, la búsqueda podría ser más complicada que la del AF447 de Air France (que cubría la ruta Río de Janeiro-París y cayó al océano Atlántico en junio de 2009), ya que la zona está a miles de kilómetros de las costas australianas y en ella suele haber mucho oleaje y vientos fuertes.

Foto: Agencias

Comente