África dio el adiós a Madiba

1115_1_01
16 de diciembre, 2013 - 11:35 am
Redacción Diario Qué Pasa

Nelson Mandela fue enterrado ayer a las 12.45 hora local  en la aldea de Qunu (sureste de Sudáfrica), tras un funeral de Estado al que asistieron cerca de 5.000 personas. El ex presidente de Sudáfrica recibió sepultura en estricta intimidad, acompañado únicamente por su familia, sus amigos más cercanos y algunos invitados, informó la agencia local Sapa.

El entierro se produjo tras la conclusión de funeral, cuando el féretro de Madiba (como se conoce a Mandela en su país), cubierto con una bandera sudafricana, fue porteado en procesión por militares de alto rango, blancos y negros, en un ejemplo más del resultado de su vida.

Lo condujeron hacia la ladera de una pequeña colina situada en la finca de Mandela, en las mismas tierras en las que pasó su infancia, y el lugar que siempre consideró su hogar.

Allí aguardaba con tristeza su familia, encabezada por su viuda, Graça Machel y su ex esposa Winnie Mandela, esta vez sí, para dar su verdadero último adiós.

Funeral de estado

Depositado el féretro sobre la tumba, sonaron salvas disparadas por cañones y una formación de aviones de combate sobrevoló la zona, seguida de tres helicópteros de los que pendían gigantescas banderas nacionales.

El silencio llegó hasta la sala de prensa, donde centenares de periodistas callaron para seguir el último camino de Mandela sobre la Tierra.

En la ladera, un capellán militar agradeció en una breve oración, «la vida de Madiba», que definió como un «verdadero camino hacia la libertad».

Los restos de Mandela fueron colocados delante del escenario blanco, en cuyo fondo se pueden ver velas y una gran imagen del rostro sonriente del líder sudafricano.

Antes de la ceremonia, la hija mayor del antiguo activista contra el «apartheid», Makaziwe Mandela, fue vista hablando con otros miembros de la familia.

Entre los presentes se encuentran líderes religiosos de distintas confesiones, el príncipe Carlos de Inglaterra, el príncipe Alberto de Mónaco y líderes de países como Malaui o Tanzania.

Tras cantarse el himno nacional, «Nkosi Sikelele África», un obispo metodista tomó la palabra para dar inicio al turno de oradores, que continuará con miembros de la familia, amigos y compañeros de lucha y dignatarios.

Fotos: Agencias

Comente