Viene palo abajo el dólar miseria

1204_9 B
22 de marzo, 2014 - 3:23 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: agencias

¡Se acabó la mantequilla de desangrar al Estado y sacar ganancias astronómicas! El dólar miseria —mejor conocido como paralelo o negro— viene en caída libre y es para coger palco lo que ha provocado en aquellos que adquirieron la divisa apostando a que el Gobierno iba a caer o que la situación se volvería incontrolable y sus ganancias crecerían.

El mercado negro acusa la implementación del Sicad II por parte del Ejecutivo y muestra pérdidas diarias de entre 4 a 6 bolívares por dólar. Lo que esta semana comenzó rondando los 74  bolívares se ubica, al cierre de esta edición, en Bs. 57, una contracción de 17 bolívares.

Y es que este fenómeno viene marcado por la despenalización del mercado y la ausencia de compradores que, ahora prefieren aplicar a los diversos mecanismos de adjudicación de divisas implementados por el Estado venezolano, Sicad, Cencoex y el venidero Sicad II que arranca este lunes, según anunció el vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez, cuando aseguró, «vamos a derrotar el dólar paralelo que tanto daño le ha hecho al país».

Recuento

La desaparición del mercado de capitales en mayo de 2010 le cerró a la economía una ventana para acceder a divisas a un tipo de cambio legal y flexible, distinto a la cotización fija de Cadivi. La ilegalización de la compra y venta de dólares entre particulares trajo como consecuencia que el precio del dólar paralelo aumentara 1.125% en casi 4 años al pasar de 7,21 bolívares a 88,21 bolívares por dólar en promedio.

Aunque el precio más alto en que se llegó a cotizar la moneda verde rondó los 110 bolívares, entre diciembre de 2013 y enero 2014.

La última información divulgada por el Banco Central de Venezuela (BCV) fue una resolución que explica los detalles operativos de la segunda versión del Sicad. Según el documento, los bancos universales, comerciales y microfinancieros, así como las Casas de Bolsa y la Bolsa Pública, están autorizados para realizar operaciones de corretaje en efectivo (por asignación) y mediante títulos o bonos.

Comente