UCEZ y Fedecamaras rechazan decreto de emergencia

1851_9A_01
20 de enero, 2016 - 1:26 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Al centro Gilberto Gudiño, presidente de la UCEZ junto a Helio Ribas y Daniel Ortiz directores de la institución

Foto: Kelisbeth Muñoz

Gremios que hacen vida en el país consideran que lejos de ser la solución, el Decreto de Emergencia podría agravar aún más la situación económica de la nación

Maracaibo – La Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del Estado Zulia (UCEZ) rechaza el decreto de estado de emergencia económica, presentado  por el Ejecutivo, considerándolo un «agravio contra el pueblo venezolano».

Gilberto Gudiño, presidente del gremio aseguró que «es un documento tendencioso que en medio de la debacle económica da al Ejecutivo la potestad para disponer de la poca propiedad privada productiva que nos queda; para restringir los límites en el manejo del dinero de la población; para tomar el dinero del presupuesto de la Nación de este año y manejarlo a su consideración sin control, sin supervisión y eso va contra toda libertad económica, comercial e individual».

Reiteró que los problemas actuales del país son coyunturales y consecuencia de un control de cambio y de precios que ha ocasionado distorsión en la economía.

Además agregó que «se arrecia el marco jurídico que transgrede el derecho al respeto de la propiedad privada y que puede terminar de desencadenar la paralización del aparato productivo nacional y de todos los sectores de la economía».

A su juicio, la propuesta, «de recuperación de la economía se fundamenta a través de la ausencia de soluciones.  En el artículo 2 del decreto, se establecen medidas especiales de captación de mayores impuestos».

Libertad cambiaria

Afirmó que los empresarios no quieren dólar preferenciales si no que quieren que se les deje trabajar, un mercado de libre convertibilidad que les permita acceder a las personas naturales y jurídicas a dólares que puedan aportar los propios privados y así ayudar a los exportadores no tradicionales y cubrir las necesidades básicas de la población.

Gudiño, finalmente pidió a la Asamblea Nacional que se pueda ir flexibilizando el control de cambio, pues considera que debemos llegar progresivamente a una libertad cambiaria.

«Decreto es contraproducente para el país»

Por su parte, el presidente de Fedecámaras, Francisco Martínez indicó que el decreto de Emergencia Económica parte de un diagnóstico equivocado. A su juicio, es una manifestación de que el Ejecutivo no tiene intención en rectificar, sino de profundizar un modelo económico erróneo.

Mediante un comunicado, Martínez dijo que Fedecámaras observa con preocupación el decreto para el sector empresarial, pues supone una nueva medida que agravaría la situación en Venezuela: «Advertimos que vienen tiempos aún más difíciles. El Decreto propuesto no solucionará los problemas del país, por el contrario, los agravará», manifestó.

La organización lamentó que el gobierno Nacional no reconozca la necesidad de cambiar el rumbo económico del país. A su juicio, el principal problema de la política económica implementada por el Ejecutivo es que ninguna empresa puede producir a pérdida y las regulaciones aprobadas desde hace años han conducido a muchas a reducir operaciones o al cierre.

«Solo por rescatar algunos ejemplos: la producción de cemento, controlada en su totalidad por el Estado, cayó 63% durante el año 2015; Agroisleña abastecía 40% del mercado nacional de agroquímicos, pero luego del nacimiento de Agropatria, la estatal solo logra abastecer un 5% del mercado; el gobierno nacional controla 52% de la harina precocida de maíz y 90% del café, cuyos niveles de escasez experimentamos cotidianamente todos los venezolanos», dice parte del texto.

Fedecámaras destacó que «Venezuela necesita un plan económico integral, un marco institucional que promueva una economía fuerte, estable, productiva e innovadora. Que genere progreso y bienestar. El Gobierno ha tenido y tiene en sus manos, la potestad legal de tomar los correctivos necesarios sin tener que recurrir a decretos de emergencia económica».

Comente