Plan de ajustes o Hiperinflación

Juntos pero no revueltos: Tony Boza y Luis Vicente León cara a cara coinciden en buscar la solución a la Hiperinflación

Tony-Boza-1
16 de agosto, 2018 - 1:14 pm
Agencias

Ambos coinciden en estos puntos, Apertura cambiaria, incremento del precio de la gasolina, anclaje de la moneda al crudo, son algunos  de los  Programa de Recuperación Financiera 

Fotos:Agencias

Caracas – Apertura cambiaria, incremento del precio de la gasolina, anclaje de la moneda al crudo, son algunos de los puntos del Programa de Recuperación Financiera de Venezuela que, para economistas consultados por Sputnik, no es más que un plan de ajustes para enfrentar la hiperinflación.

«En realidad estamos en presencia de lo que podríamos llamar el plan de ajustes del presidente [Nicolás] Maduro a la crisis de hiperinflación, bueno o malo, ellos están colocando sobre la mesa una respuesta de acción que incluye algunos elementos que podrían ser considerados clásicos, casi ortodoxos», dijo a esta agencia el presidente de la consultora Datanálisis, Luis Vicente León.

Habitualmente los programas de ajustes los ponen sobre la mesa los gobiernos de países endeudados con el objetivo de reducir el gasto público y mejorar la recaudación fiscal.

Estas medidas persiguen la libertad de mercado y la reducción del rol del Estado en la economía y hacia allá, cree León, apunta el plan del ejecutivo de Venezuela, con una deuda externa total de 154.273 millones de dólares, de acuerdo con los cálculos de la firma local Síntesis Financiera.

Apertura cambiaria

El economista y asesor del Gobierno, Tony Boza, dijo a esta agencia que con el denominado Programa de Recuperación Económica el jefe de Estado busca, entre otras cosas, una apertura en el sector privado para que deje de depender de las divisas del Estado.

«Ahora el mercado de divisas pasa a ser absolutamente privado en Venezuela, eso hará que los actores económicos pujen, el que vende por obtener el mayor precio, pero el que compra por obtener el menor precio», añadió.

Y es que, en medio de estos planes económicos se eliminó una ley de Ilícitos Cambiarios, que penaba con cárcel los cambios de divisa que se hicieran sin la autorización del Gobierno, lo que creó un mercado paralelo que muchos economistas coinciden no responde al 100% a la fórmula de oferta y demanda, sino a una distorsión provocada por un control cambiario muy extenso y obsoleto.

El control cambiario vigente en Venezuela, desde el año 2003, otorgaba al Estado la potestad de comprar y vender divisas, así como la fijación de su precio en el mercado interno.

Esto se convirtió en un “negocio” para quienes recibían el llamado dólar preferencial y luego lo vendían a más del 1.000% en el mercado paralelo, consiguiendo así grandes fortunas a expensas del Estado, afirmó Boza.

Sobre este punto, León consideró que, para ser efectivo, debe ser una apertura integral del mercado cambiario porque a su juicio se trata de una flexibilización, que aún le genera inquietudes.

“No estamos claros si esa apertura va a ser total o si en realidad el Gobierno va a tratar de manipular el tipo de cambio en esas operaciones, si las manipula es igual que no tener nada, pero si lo mantiene abierto vas a tener un mercado y vas a tener la desaparición del dólar paralelo o, en todo caso, la sustitución del mercado paralelo por un mercado oficial privado, que puede favorecer un poco las operaciones privadas”, añadió.

Aumento de la gasolina

El incremento del precio de la gasolina es bienvenido y racional, según los economistas.

De acuerdo a los marcadores paralelos un dólar cuesta en Venezuela 5.300.000 bolívares (moneda local) y la tasa oficial de remesas es de 4.000.000 de bolívares.

Un litro de gasolina de 91 octanos equivale a un bolívar, es decir 0,00000019 centavos de dólar a la tasa paralela y 0,00000025 a la oficial de remesas y la de 95 octanos vale seis bolívares el litro.

Para León es “«rracional» mantener el país con un subsidio de la gasolina como el actual, pues aseguró que es «tirar el dinero del país por la basura».

 

a85812d28f42006344b6ffb9314767bd

 

 

 

 

 

Opinó que debe hacerse lo mismo con el agua y la electricidad, beneficiando solo a los sectores más vulnerables.

«Es preferible que el Gobierno sincere los precios y cree mecanismos de subsidio a los más necesitados, la crítica es que va subir el precio de la gasolina y quiere entregar un subsidio político a quienes estén inscritos en el carnet de la patria, eso no es un subsidio decente, ni constitucional, es discriminatorio», agregó.

Ante este escenario, el Gobierno ha dicho que el combustible se pagará a precio internacional, un dólar por litro aproximadamente.

Al respecto, Henkel García, analista en finanzas y director de la consulta Econométrica, dijo a Sputnik que el combustible aumente a la tarifa internacional desde el próximo 20 de agosto.

“Creo que, si ocurre, será algo muy gradual y quizá venga cuando ya parte del efectivo esté distribuido en la población, lo cual es un proceso medio lento, en ese escenario sí podría haber un aumento de la gasolina, el cual es bienvenido, porque podría comenzar a cerrar la gran brecha fiscal que hay en Venezuela”, añadió García.

El próximo 20 de agosto, decretado como día no laborable en Venezuela por el Ejecutivo, arranca uno de los cambios económicos, que es la eliminación de cinco ceros al bolívar y su anclaje a una criptomoneda, cuyo precio está determinado por el precio del crudo.

León cree que esa medida es lo mismo que anclar el bolívar directamente al petróleo, solo que se creó un instrumento, al que, a su juicio, habría que “meterle la lupa” porque el Gobierno podría de algún modo buscar alterar su valor, y eso echaría para atrás cualquier esfuerzo.

Para el experto, teóricamente el anclaje podría ser bueno, pero empíricamente si no lo aplican “es terriblemente negativo”.

Al respecto, Boza indicó que su funcionamiento dependerá del precio que se fije de la moneda venezolana con respecto al petro y destacó que es “la fórmula perfecta para fortalecer el bolívar”.

Los analistas económicos coincidieron en que existen numerosas incertidumbres con respecto a este paquete de medidas financieras.

Mientras algunos desconfían de su funcionamiento, otros creen que podría ser el inicio de la recuperación económica de Venezuela, cuyas perspectivas del Fondo Monetario Internacional son de 1.000.000% de inflación para el cierre de 2018 y un retroceso del Producto Interno Bruto (PIB).

Además de una caída mensual de la producción petrolera, que representa el 97% de los ingresos de Venezuela, según los últimos seis informes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Palabras clave
, , ,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente