Ramírez: Tres tipos de cambio es complejo

1306_1princ_01
7 de julio, 2014 - 11:33 am
Redacción Diario Qué Pasa

 

Foto:Diego Graterol


El viceministro para el Área Económica explicó ayer que es necesario adoptar políticas fiscales y monetarias antes de ir a una unificación cambiaria. Mencionó también que el Sicad II ha sido «una poderosa herramienta» para reducir el déficit y que existen políticas fiscales que tomar antes de hablar de la convergencia monetaria. «Eso sucederá a corto plazo», aseguró.Todo lo que sea justo que se cancele se cancelará. Los niveles de percepción de riesgo de Venezuela disminuyeron


Caracas — Rafael Ramírez, viceministro del Área Económica, dijo ayer en una entrevista de un canal nacional que «manejar tres tipos de cambio es muy complejo» y que para ir a una unificación cambiaria «es necesario adoptar antes unas políticas fiscales y monetarias».

«Hemos hablado de la necesidad de estabilizar el sistema de cambio, a través de una tasa única donde converjan las tres tasas actuales», indicó Ramírez.

Asimismo, el también ministro de Petróleo y Minería destacó que «el Sicad II ha sido una poderosa herramienta para reducir este déficit. Hay unas políticas fiscales que debemos tomar antes de ir a una convergencia monetaria, eso sucederá al corto plazo», dijo.

Pago de deuda

Ramírez rechazó las versiones que aseguran que Venezuela no puede pagar su deuda externa, «les indico que ya tenemos planificado en nuestro presupuesto de divisas, el monto necesario para nuestros compromisos de deuda externa».

«Venezuela siempre ha cumplido con sus compromisos internacionales. Internacionalmente han puesto que el Gobierno no quiere pagar, entonces se crea una gran confusión», agregó.

De igual forma, el ministro aseguró que la revolución ha construido una poderosa política petrolera que «soporta el modelo económico».

El jefe de la cartera económica afirmó que la mencionada política permite «garantizarle al país un ingreso fijo y estable derivado de la renta petrolera», lo que,  asegura Ramírez, permite garantizar la estabilidad de la economía y el subsidio de los proyectos sociales.

El ministro continuó explicando que en el pasado PDVSA era una «caja negra», y con la gestión de la revolución, «se ha hecho una gestión abierta al escrutinio público».

«Tenemos un ingreso anual por concepto petrolero que ronda los 40 mil millones de dólares, fijo, estable y permanente, hemos desarrollado un sistema económico que nos da mucha estabilidad», enfatizó Ramírez.

En ese sentido, refirió que la empresa petrolera, que el preside, permitió en el 2013 el ingreso de 134 mil millones de dólares, tiene un patrimonio de 84 mil millones de dólares y activos en plantas y equipos de 129 mil millones de dólares.

Ramírez añadió que «todo lo que sea justo que se cancele, se cancelará», «Hay una transnacional que exigió un pago de 3 mil millones de dólares y cuando revisamos, solo le correspondían 400 millones de dólares. No vamos a ser sujetos de chantaje».

En este aspecto, Ramírez reiteró que se realizó un pago de 2 mil millones de dólares a empresas pequeñas del sector productivo, donde se ha comprobado la necesidad.

Ramírez señaló además que la actual coyuntura económica de inflación y desabastecimiento se ha visto afectada por las redes internas de contrabando que llevan los productos de la red formal de distribución a una red informal en la cual especulan con los precios de venta.

Sobre la lista de las empresas que desfalcaron a Cadivi, señaló que se le entregó toda la información del caso a la comisión presidencial que lleva el caso y a la Fiscalía, «es un proceso que está en marcha».

Finalizó diciendo que  los niveles de percepción de riesgo de Venezuela disminuyeron, pasando de 1.500 a 950 puntos, sobre todo luego que los bonos registraron un 60% de recuperación en su valor.

Ramírez recordó que la semana pasada hubo una reunión entre la banca de inversión internacional, la Vicepresidencia del Área Económica, el Ministerio de Finanzas y el Banco Central de Venezuela para resolver los problemas ligados a este tema. «Esa reunión bajó muchísimo los niveles de percepción de riesgo», dijo.

Comente