Petróleo: La depresión de los precios se mantendrá en el mediano plazo

a
10 de agosto, 2015 - 8:27 pm
Redacción Diario Qué Pasa


Foto: Agencias

Irán retorna como un jugador clave al mercado petrolero tras la remisión de las sanciones. El cálculo de los estadunidenses va en la dirección de debilitar a Rusia y Venezuela. Rusia en el corto plazo pudiera afrontar algunos problemas y Venezuela debe ser creativa en obtener nuevos mercados y usos para sus crudos extrapesados. Pero en el largo plazo, a Moscú y al país bolivariano se les presentan muy buenas posibilidades de éxito, aliados a China.

El precio del crudo está en caída libre. Forma parte de la caída de las materias primas. La desaceleración económica en China, la perspectiva de un alza en los intereses e incluso el aumento de oferta son los principales impulsores del derrumbamiento del mercado de los comodities. Irán acaba de anunciar que aumentará la producción en un millón de barriles al día. Los efectos en los países exportadores de petróleo será devastador aunque lento, si no ocurre un evento que controle el mercado. Los más expuestos son varios, los países de la Opep, en especial los mencionados anteriormente.

¿Qué significa esto para los ingresos en moneda local? Una buena parte de los países Opep tienen un régimen cambiario fijo frente al dólar y casi sin variación en el tiempo, como Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Kuwait, Libia y Qatar; Ecuador tiene el dólar como moneda; y en otros el cambio es variable: Argelia, Angola, Nigeria e Irak. Venezuela maneja un sistema de cambios múltiple que le ha traído algunos problemas en sus importaciones.

Por la caída de los precios del petróleo, los ingresos de estos países, en moneda local, se han reducido un 50%, pero han tenido un bajo efecto moderador en las economías locales de importación. Solo las inversiones estatales en petróleo pueden hacer sostenibles las drásticas caídas en los precios; esto por compensación en las cuenta corrientes. Las empresas petroleras han respondido con rapidez a la crisis, no así las políticas fiscales nacionales…
Algunos países basaron su desarrollo en el precio alto del crudo ($100+) es el caso de Irán y Venezuela. Ahora deben reducir importaciones y adaptarse al mercado; beneficioso para Teherán que reingresa y depresivo para Venezuela, al menos en el mediano plazo.

Rusia ha reaccionado totalmente diferente a los países Opep. Ha estabilizado el cambio en un amplio rango frente al dólar desde 1998. Y en 2014/2015 decidió proteger las reservas de divisas y permitió que el rublo se depreciara. Como efecto, la balanza de pagos, las reservas de divisas y, sobre todo, el presupuesto, se estabilizaron, porque los menores ingresos en dólares se compensaron en moneda local por la devaluación del rublo. La devaluación hizo más caras las importaciones y, por lo tanto, las redujo.

Este es el mecanismo de equilibrio clásico de muchas monedas de los países que producen bienes básicos. Con el fin de evitar un colapso total, las tasas de interés del banco central aumentaran. Esto hace que las economías nacionales (construcción, inversión empresarial y el gasto del consumidor) también se estanquen. El curso de la política económica es lógica y coherente, pero tiene efectos secundarios graves. Fortalece la recesión, y la inflación, y por lo tanto ralentiza las importaciones. Las reservas de divisas de Rusia, de alrededor de $540 mil millones en 2013 bajaron a 350 mil en 2015 y comenzaran a subir en 2016.

En el largo plazo, Rusia y Turkmenistán tienen un enorme potencial para los suministros de gas natural a China. Asimismo, Venezuela pudiera aprovechar la drástica baja en el mercado del carbón (por razones ambientales) para reintroducir la emulsión de bitúmenes en el Orinoco (Orimulsión) para la generación termoeléctrica, principalmente en el Caribe, Centroamérica y sur de EE UU… (Fuente: deutsche-wirtschafts-nachrichten).

Comente