Producción estancada en 30%

Pañales Guayucos compró una máquina y llegó otra

Jaramillo
9 de agosto, 2016 - 8:06 am
Sandy Ulacio / [email protected]

La empresa Shur-Chem Traders prometió un mantenimiento para aumentar la producción

Foto: Sandy Ulacio

Maracaibo — Siguen apareciendo datos que muestran la situación de la fábrica de los pañales Guayucos ubicada en el Complejo Ana María Campos del municipio Miranda. Esta vez, el relato del ingeniero Eladio Jaramillo —el mismo que prestó sus manos y 25 años de experiencia en la planta de Kimberly Clark ubicada en el estado Aragua y recién nacionalizada por el gobierno nacional— nos lleva a conocer la realidad de la máquina que produce los pañales.

«Esa máquina se armó en poco tiempo, lo que más se tardó fue levantar el galpón pero el problema de fondo de esa máquina es que no era la que se había comprado a la empresa Quanzhou Lianhua Industrial CO.,LTD, porque la contratada tenía una producción de 400 pañales por minuto y la que llegó, rodaba a 260 pañales por minuto, y fue algo que ellos mismos reconocieron a los técnicos que prestaban el apoyo aquí», cuenta Jaramillo.

En su relato afirma que «los chinos se comprometieron a cambiar la máquina y al final eso se diluyó», algo que el entonces asesor cuestionó y que le valió una primera reprimenda por parte de sus superiores.

Ante el compromiso que tenían con el presidente Hugo Chávez de poner a producir la fábrica «se levantó lo que se tenía pero con la deuda latente de la sustitución. Una vez que se lanzó el primer lote de pañales la planta se paralizó y Duglas Díaz, quien en ese momento se desempeñaba como gerente de planta, aceptó a una empresa que ‹vendió la idea› de poner la máquina a producir 400 pañales por minuto mediante un mantenimiento que no necesitaba al ser una máquina recién instalada, pero lo que hizo la gente de la firma Shur-Chem Traders fue desmantelar la máquina y robarse parte de los componentes, entre ellos el empacador automático».

Señaló el ingeniero que «este señor Díaz me dijo que fuéramos a almorzar y que si yo firmaba el contrato de Shur-Chem Traders podía entrarme una platica», explica mientras ubica que eso fue «entre abril y mayo de 2011, pero como no lo hice, comenzaron el mantenimiento sin mi visto bueno y abrieron un frente en mi contra, algo que se materializó el 3 de agosto de ese mismo año cuando me separaron de mi cargo como asesor en la planta y fui transferido a la fábrica de sacos por orden de la abogada Iraida Escalona, coordinadora de Talento Humano de Proesca».

En la carta que le extienden se señala que el motivo para tal movimiento es: «Nos encontramos inmersos para la reestructuración de Ciamca-Proesca (…) y será necesario su traslado temporal, por un período de 3 meses, prorrogables, previo acuerdo y notificación escrita; a desempeñar funciones para la elaboración de manuales de mantenimiento».

Lo cierto es que actualmente la fábrica no produce 400 pañales por minuto como fue la promesa de la empresa Shur-Chem Traders, algo que reconoce Ana Hernández a Radio Nacional de Venezuela y es que la producción alcanza un 30% de la capacidad de la máquina que finalmente llegó, es decir, unos 70 pañales por minuto solamente.

A la espera

Desde QUÉ PASA abrimos un canal de comunicación con las autoridades de la planta de Guayucos a través del gerente de Pequiven Alexánder Flores y de la coordinadora Ana Hernández, quienes explicaron que sería el presidente de la Corporación Venezolana de Plásticos (Covenplast), el general de brigada Antonio Núñez, quien fijaría la postura oficial con respecto a las denuncias realizadas por Jaramillo, sin embargo, el contacto aún no se ha efectuado.

Reiteramos la disposición de este periódico de escuchar todas las voces, sobre todo de esta área tan sensible actualmente como lo es una fábrica de pañales y que ha hecho que desde el Gobierno nacional se incluya dentro de las prioridades a combatir en la guerra económica. La necesidad no distingue de colores políticos, y si son niños, menos.

Palabras clave

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente