Una aguja cuesta Bs. 100

Hasta lo más barato ha aumentado

CAMPAÑA-PRECIO-QUE-PASA-(11)
6 de septiembre, 2016 - 11:57 am
Julibeth Villalobos / [email protected]

El aumento de la inflación trae consigo el incremento inevitable de los precios del mercado, lo cual conlleva a que algunos productos y servicios se vean afectados

Foto: Wilmer Cubillán

Maracaibo — En lo que va de año, se han anunciado tres aumentos del salario, a pesar de lo cual, es cotidiano escuchar por parte de los ciudadanos quejarse de que el sueldo no alcanza para todo, que hasta lo más mínimo ha aumentado y muchos productos están incomprables, que la inflación hará que la quincena se convierta en sal y agua, y aún así, cuando van en un carrito por puesto, taxi, microbús, o en carro particular y se cruza en la calle el señor que vende mamones en el semáforo, le pegan el grito en plena vía pública ¡Mamones!, cuando este se acerca y aunque cuesta 500 bolívares el racimito —recordando que hace nada costaba 150— igual lo compran, aunque haya aumentado hasta un 300%.

Ya es casual, y cotidiano que la situación actual de la economía del país, salga a relucir en las conversaciones de reunión familiar y social; hemos llegado a tal punto que cuando las personas transitan por las calles y pasa un hombre o una mujer por su lado, ya no se fijan en su cara o cuerpo bonito, sino en lo que llevan dentro de las bolsas.

Y si de las bolsas hablamos, en el centro de la ciudad, específicamente en el Callejón de los Pobres o en el mercado Las Pulgas hay quienes las venden en Bs. 200 a las personas que están haciendo algunas compras, lo cual enseguida comentan: pero si hasta hace poco tenía un costo entre Bs. 60 y 70.

Aunado a esto, ya ni siquiera «María Moñitos, invita a comer plátano con arroz» y cómo si un plátano en noviembre del año pasado costaba entre Bs. 30 y 50, hoy en día su precio está alrededor de 250 y 300 bolívares, ni hablar del arroz, —recordando que hace poco costaba Bs. 180 (regulado), en la actualidad este rubro tiene un costo entre Bs. 1.500 (nacional) y hasta Bs. 2 mil (importado).

La inflación tan acelerada que ha tenido el país en los últimos seis meses del año en curso, que un pastelito callejero, (de esos que le gusta tanto a los maracuchos) que en el 2015 para este misma época del año pasado, costaba 60 bolívares, en la actualidad, hasta el miércoles 31 de agosto, costaba 250 bolívares, por lo que si sumamos dos, (para medio llenar el estómago) hacen Bs. 500, más una bebida de 500 ml, el cual tiene un costo de 750 bolívares, en un solo día, se gasta 1.250.

En otro orden de ideas, ya las abuelitas ni siquiera van a tener como entretenerse, en su época era costumbre sentarse en la enramada de la casa para coser a mano cualquier trapo; hoy en día, una aguja detallada cuesta alrededor de Bs. 100, y como dice el dicho: «Es como buscar una aguja en un pajar» —recordando que ahora las venden por paquete que contienen entre 10 y 15 agujas de diferentes tipos y tamaños— lo cual tiene un valor de Bs. 500.

El aumento de la inflación trae consigo el incremento inevitable de los precios del mercado, lo cual conlleva a que algunos productos y servicios se vean afectados.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente