Especialistas concordaron en que la unificación debe ser paulatina

1307_9 A 1
8 de julio, 2014 - 2:30 pm
Redacción Diario Qué Pasa


Subir las reservas internacionales, generar confianza y aumentar impuestos en estratos sociales altos, son algunas de las recomendaciones de los expertos consultados.

Maracaibo — Tras lo expuesto por el vicepresidente para el Área Económica, Rafael Ramírez, sobre ir a una unificación cambiaria y que para ello se deben adoptar políticas fiscales y monetarias, un equipo de QUÉ PASA consultó a varios economistas para conocer cuáles podrían ser las medidas a implementar por parte del Gobierno nacional de cara a unificar los tres tipos de cambio oficiales que existen en Venezuela.

El economista Gustavo Machado, profesor de Política Económica de la Universidad del Zulia, expresó que la unificación cambiaria es conveniente para el país porque mientras hayan múltiples paridades cambiarias, buena parte de los talentos de los agentes económicos va a estar centrado en conseguir dólares baratos para venderlos caros.

Indicó que para que la unificación sea exitosa, requiere de medidas en el orden fiscal y monetario. En ese sentido, explicó que en el orden fiscal se requiere  que el Gobierno incremente el Impuesto Sobre La Renta (ISLR) en los estratos de altos ingresos, porque allí se concentran los hogares que tienen bolívares en exceso para demandar divisas. Al mismo tiempo, señaló que la unificación debería ser parte de un programa económico que apunte, entre otras cosas, hacia la inserción exitosa en Mercosur.

En el orden monetario, manifestó que el Banco Central de Venezuela (BCV) debe dejar de financiar empresas estatales. «Con esa práctica el Banco Central está inyectando dinero a la economía que está produciendo el resultado inflacionario».

Añadió que la unificación cambiaria debe ser gradual, porque se debe recordar lo ocurrido durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera, cuando se realizaron las unificaciones cambiarias y la paridad que adoptaba el tipo de cambio era la del dólar paralelo. «En este momento un primer paso conveniente sería eliminar el Sicad II, que no ha generado el resultado esperado sobre el dólar paralelo y que el Estado directamente intervenga sobre el dólar paralelo incrementando la oferta en dólares en ese mercado, utilizando los excedentes que se originan a raíz de que en el presupuesto el precio del petróleo está basado en $60 por barril y en la práctica supera los $90.

También sostuvo que se debería bajar el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Sobre el sistema de bandas, dijo que en este las autoridades gubernamentales establecerían una cotización mínima del dólar y una cotización máxima, comprometiéndose a que el precio del dólar siempre esté fluctuando entre esas bandas.



Alberto Castellano

El también economista, Alberto Castellano, coincidió en que se debe ir paulatinamente al tipo de cambio único. Expresó que se debe subir del tipo de cambio que maneja el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex): «Un tipo de cambio irreal porque Bs. 6,30 es sumamente barato», e ir reduciendo el tipo de cambio del Sicad II.

Con respecto a las reformas en la política monetaria y fiscal, sostuvo que el BCV debe dejar de inyectar liquidez.

Explicó que la liquidez se está inyectando a través de la compra de bonos a PDVSA, lo cual debe evitarse haciendo una modificación a la ley del instituto emisor que permite ese tipo de operaciones.

En la política fiscal indicó que también hay presiones desde el punto de vista de la liquidez a través de la gestión fiscal del Gobierno, «hay un fuerte gasto público lo que eleva los niveles de liquidez y a su vez está presionando por los productos que son escasos, y que en este contexto de poca oferta lo que está originando es que existan presiones inflacionarias».

En ese sentido, dijo que se debe minimizar el efecto de la gestión fiscal y recomendó un análisis de la calidad del gasto, «ver en qué se está gastando».

Asimismo, el economista expuso que las consecuencias de un tipo de cambio único es que se tendrá una mayor inflación, pero momentánea, luego si se aplican esas modificaciones se puede ir hacia un proceso de crecimiento sin un alto índice de inflación. A su juicio, debería ser por etapas y pasar aproximadamente dos años para tener un tipo de cambio único.

«Se podría, en un principio, eliminar el Cencoex y tratar de unificar el Sicad I y Sicad II», señaló Castellano.

Puntualizó que es importante la reforma desde el punto de vista de política fiscal, mejorar la calidad del gasto, reformar la política monetaria, la unificación de los fondos en dólares, tratar de incrementar las reservas internacionales. Implementar unas políticas de estímulo a la producción en lo inmediato, lo cual debe partir de un acuerdo entre sector privado y público, y paulatinamente ir levantando el control cambiario.

Rafael Piña

Mientras que Rafael Piña Pérez, presidente de la Academia de Ciencias Económicas del estado Zulia, expresó que los mecanismos para aumentar los ingresos fiscales de la nación, que ya se han dado vía Sicad II, han permitido un incremento en los bolívares que ingresan al fisco nacional y eso ha reducido en parte el déficit fiscal.

«Puede haber un incremento importante en los ingresos fiscales con el aumento en el precio de la gasolina. Es una necesidad ajustar el precio de la gasolina, lo que significará un incremento en la inflación por los medios de transporte que se utilizan en el país».

Alfredo Rincón

Finalmente, el economista Alfredo Rincón Rincón, manifestó que está de acuerdo con que haya un solo tipo de cambio y no la distorsión. «Pero hacer eso en Venezuela, por ejemplo en este año causaría un trauma muy fuerte, porque con la carencia de divisas que hay tendría que ser un dólar que se acerque a una base de 50 bolívares».

«Creo en la unificación cambiaria, pero no como una meta para este año, progresivamente este Gobierno tiene que buscar ingresos de divisas mucho mayores de las que tiene hoy», puntualizó Rincón.

Fotos: Archivo

Comente