Dólar «miseria» está desbocado

AAA_01
6 de julio, 2015 - 11:59 am
Redacción Diario Qué Pasa

Según los economistas consultados por QUÉ PASA, el dólar «miseria» es calculado por las casas de cambio de Cúcuta

Fotos: Agencias

Esta semana el precio del dólar paralelo superó los 500 bolívares. Economistas afirman que a pesar de esto las personas tienen mayor confianza con esta moneda

Para nadie es un secreto que actualmente el mercado formal e informal de Venezuela en la mayoría de los bienes y servicios, los precios son marcados a través del costo del dólar no oficial, también conocido en el país como dólar «negro» o «miseria».

En los últimos meses, el precio de la divisa norteamericana se disparó y la semana pasada rompió la barrera de los 500 bolívares, ubicándose en Bs. 501,21 por dólar.

A propósito de esto, QUÉ PASA consultó con una serie de economistas zulianos con la finalidad de conocer las verdades y rumores que están detrás del precio elevado del dólar miseria, ¿Cómo se calcula el precio?, ¿Quién lo estipula?, ¿Cómo afecta el mercado venezolano? y ¿Cómo se puede  frenar el incremento de éste?

Las voces

Gustavo Machado, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad del Zulia (LUZ), expresó que el cálculo del precio del dólar miseria se realiza en la frontera venezolana, específicamente en Cúcuta, a través de las transacciones realizadas entre bolívares y pesos, y dólar por pesos.

Machado aseguró que «la anomalía acá es que se trata de una ciudad muy pequeña que básicamente está determinando el precio de los bienes y servicios de Venezuela».

Por su parte, el profesor de LUZ, Alberto Castellano, aseguró que el precio del «dólar paralelo surge por los llamados cambistas, que son aquellos que cambian bolívares por pesos en la frontera. Este tipo de cambio surge en base a la oferta y la demanda muy particular que se da en Cúcuta».

Castellano detalló que «una cosa es el tipo de cambio oficial que hay entre  el peso y el bolívar, y otra es la demanda y la oferta que se origina, en este caso por los cambistas desde el punto de vista de pesos y bolívares. Este dólar surge de una valoración entre bolívar y peso, y la relación que existe entre la moneda colombiana y el dólar».

Impacto en la economía

El economista manifestó que este dólar es «un tipo de cambio que es marginal para efecto de la economía venezolana. Cuando digo que es marginal es que su peso desde el punto vista porcentual con respecto a la adquisición de bienes es muy pequeño, pero tiene un efecto psicológico muy importante debido a que es el único dólar que puedes comprar libremente. Como empresario si uno no puede tener acceso al tipo de cambio oficial, obviamente se hacen los cálculos al dólar paralelo, lo que lleva a que el efecto que tenga este incremento del dólar genera presiones inflacionarias».

Castellano recalcó que para reponer los inventarios, los empresarios cuentan de manera «libre» únicamente con este tipo de dólar y como el precio de este se «utiliza como una estimación para la reposición de inventarios eso genera presiones inflacionarias enormes y tiene un efecto muy importante en la economía».

A su vez, Machado mencionó que el dólar miseria tiene un impacto en los niveles de precio en la medida en que este se incrementa, pues los costos de los bienes y servicios también suben. «Por eso es importante que el Gobierno elabore una estrategia con el propósito de lograr una rebaja substancial y rigorosa del precio del paralelo».

Gustavo Machado, economista

Valor

Los economistas coincidieron que el problema de Venezuela es que como tiene distintos tipos de cambio, no se sabe en un momento dado cuál es el valor real del bolívar.

Castellano comentó durante la entrevista que el valor actual del dólar miseria no es el que se difunde en el país: «El valor del dólar paralelo no es el precio que difunden algunas páginas, tampoco es Bs. 6,30 ni Bs. 12. A pesar de ese valor, que no es el real, la gente está dispuesta a comprarlo y por eso las fluctuaciones».

«El mismo hecho de que el bolívar esté perdiendo poder de compra lleva a que las personas demanden una moneda fuerte que mantenga su valor», dijo Castellano.

Asimismo, agregó que tener un dólar oficial a Bs. 6,30 es sumamente económico y no da abasto para suministrar las divisas que requiere la economía.

Problema de fondo

Los economistas consultados para la elaboración de este trabajo concordaron en que el problema de base es la política cambiaria. Aseguraron que mientras se  tengan distintos tipos de cambio va a persistir el problema.

Machado indicó que para darle un cambio a la economía del país, el Banco Central de Venezuela debe dejar de financiar recursos a las empresas estatales, debido a que con «eso está inyectándole más bolívares a la economía y parte de esos son utilizados para comprar dólares en el mercado paralelo».

Asimismo, el economista consideró necesario generar un cambio importante en la relación entre el Gobierno y el empresariado privado. «Planteamos esto porque con un acuerdo es posible que el país reciba inversión extranjera en cantidades relevantes para así aumentar la oferta de dólares en el país», dijo Machado.

Mientras que el profesor Alberto Castellano coincidió con que el BCV debe dejar de inyectar recursos a través de la compra de bonos de PDVSA, debido a que «cada vez que se hace esto, se está inyectando inflación a la economía. El gobierno debe mejorar la calidad de sus gastos».

Simadi

En cuanto al funcionamiento del Sistema Marginal de Divisas, método implementado por el Gobierno que busca erradicar el dólar miseria, los economistas afirmaron que este sistema no está funcionando debido a que no ofrece la cantidad de dólares necesario que requiere el mercado venezolano.

«El tema de fondo es que el Gobierno no ha repuesto de manera satisfactoria la demanda de dólares que existe.

Planteamos que se requiere una estrategia agresiva del Gobierno que le permita captar dólares y plateamos un giro en las relaciones con el sector privado que pase del conflicto al consenso, porque así es que se va a poder traer la inversión al país», dijo Machado.

Por su parte, Castellano argumentó que a pesar de que el sistema de control de cambio tenía bondades, la realidad es que no hay suficientes dólares para alimentarlo: «Mientras no se tenga oferta, la demanda va a rebasar  y no va a cubrirla. No hay suficientes dólares y mientras no exista un mercado que inyecte dólares a esa oferta eso no funcionara».

Alberto Castellano, economista

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente