La caída del yuan continúa en medio de la guerra arancelaria entre EE.UU. y China.

China hunde aún más su divisa frente al dólar hasta el mínimo de 11 años

Yuan
7 de agosto, 2019 - 9:11 am
RT

El Banco Popular de China ha fijado el tipo de cambio en 6,9996 yuanes por dólar tras rebajarlo en 313 puntos, o en un 0,47 %. Según la estadística del regulador, es el valor mínimo de la moneda nacional desde el 15 de mayo de 2008.

El martes el yuan se cotizaba en 6,9683 por dólar. Ahora la divisa china se acerca más a la relación de 7 a 1 frente a la divisa estadounidense, algo que ya alcanzó con un desplome del 1,4 % el lunes en las primeras horas de la jornada por primera vez desde 2008. Aquel día el regulador estableció el tipo de referencia en 6,9225 yuanes por dólar, dando inicio a la posterior devaluación de la moneda en los mercados hasta más de 7.

  • El banco central chino deja caer su moneda después de que la semana pasada Donald Trump decidiese extender los aranceles a casi todas las importaciones chinas, agravando de esta manera las tensiones comerciales entre ambos países.
  • Las autoridades del gigante asiático responsabilizaron de la depreciación del yuan al presidente de EE.UU., quien, por su parte, acusó al Gobierno chino de “manipulación monetaria” y de cometer una “importante violación” que con el tiempo debilitará a su propio país.

 

Repercusiones a nivel mundial

El regulador chino aclaró el lunes que las fluctuaciones en el valor del yuan son normales, mientras que expertos opinan que Pekín trata de evitar una caída pronunciada en el mercado libre y mantendrá la depreciación bajo control debido a las preocupaciones sobre posibles salidas de capital.

El desplome del yuan repercutió por todo el mundo, con marcadas caídas de los índices bursátiles de referencia en las bolsas de Nueva York, Europa, Japón, Hong Kong y Shanghái, entre otras.

 

China no cede

La designación como país «manipulador de divisas» por parte de EE UU es, a sus ojos, poco menos que una infamia: el banco central reaccionó calificando la medida de «injustificada» y la prensa oficial ya habla abiertamente de cómo afrontar una guerra comercial a largo plazo.

«Se trata una medida caprichosa, unilateral y proteccionista que menoscabará gravemente las reglas internacionales y que tendrá un impacto material en la economía y las finanzas mundiales», aseveraba anoche el Banco Popular de China (BPC), que niega que exista un problema de manipulación de los tipos de cambio.

La institución financiera esgrime que en el mercado chino de divisas se permite que el renminbi (nombre oficial del yuan) aumente o disminuya en cada sesión de negociación en un 2% desde la tasa fijada diariamente, por lo que la devaluación a niveles de abril de 2008 registrada el lunes no deja de ser una fluctuación que entra en los parámetros establecidos.

El BPC quiso calmar los ánimos, después de que la prensa internacional hiciera sonar las alarmas sobre una supuesta guerra de divisas y reiteró su capacidad para mantener el yuan estable en «un nivel de equilibrio y adaptación», así como su compromiso de hacerlo.

«China nunca ha usado y no usará el tipo de cambio del yuan como herramienta para lidiar con las fricciones comerciales», apostilló el banco.

 

Palabras clave
,

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente