Caída en el precio del petróleo afecta el abastecimiento de productos

1474_foto1
22 de diciembre, 2014 - 2:52 pm
Redacción Diario Qué Pasa

 

Las importaciones de bienes y servicios en Venezuela fueron en 2012 de $60 mil millones y en el 2013 de $43 mil millones, apuntó Heliodoro Quintero

Foto: Agencias

La baja en los precios del crudo incidirá en la disponibilidad de divisas por parte del Estado lo cual afectaría la importación de bienes.

Maracaibo — El analista petrolero y diputado a la Asamblea Nacional (AN) Heliodoro Quintero, fue consultado por QUÉ PASA para conocer cómo afecta la caída en los precios del crudo a la economía venezolana.

Declaró que en el caso específico venezolano, la ley del presupuesto para la nación se hizo con el barril de crudo en base a $60 y la cesta venezolana está por debajo de este. «Venezuela tiene actualmente 24% de desabastecimiento, con un ingreso petrolero de la cesta cuando esta estaba en $70. En diciembre, que es invierno, deberían estar los precios altos. Venezuela debe aplicar como miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) la diplomacia global, de todas las entidades que están afectadas, por estos precios bajos que son bajos de manera manipulada, por una sobreproducción que tiene la Opep en la cual hay 2 millones más de barriles día en el mercado que se van a los inventarios y presionan a la baja, además de los descuentos unilaterales que vienen otorgando estos países para bajar los precios con el propósito de inviabilizar una serie de proyectos en el mundo».

Quintero explicó que Venezuela tendrá que detener la caída en los precios del crudo y «empezar a llevar el precio a un nivel mínimo» que no sea menor a $75 y de allí «trabajar hacia arriba a través de la Opep y las instancias afectadas, y otros como el foro internacional energético que tiene sede en Arabia Saudita, con los diálogos bilaterales con otros países, para evitar una reducción en divisas que tiene el ingreso; si el promedio de este año fue $91 el barril y para el 2015 hablamos de alrededor de $60, estamos hablando de casi 30% menos en el ingreso de divisas al país, entonces es importante buscar mayores ingresos».

Recomendó  que se revise Petrocaribe y se realice una pausa momentánea; que Citgo no sea vendida en su totalidad, «se pueden examinar asociaciones y tener acceso a créditos en caso de que sean necesarios con las instancias que correspondan, no importa si son norteamericanas, europeas o asiáticas y en base a eso manejar lo concerniente al abastecimiento de los rubros de la cesta básica que hoy en día se han venido importando.

Destacó que es importante llegar a acuerdos y restablecer el nivel de los precios del crudo para que pueda mantenerse y viabilizarse el abastecimiento necesario para Venezuela.

«Lo que está en juego para la viabilidad de Venezuela es el abastecimiento del país, de lo que necesita divisas para ser importado, y eso deben atenderse urgentemente», sostuvo el parlamentario.

 

Quintero: Lo que está en juego es el abastecimiento del país

Economía venezolana

El economista Gustavo Machado, profesor de Política Económica en la Universidad del Zulia (LUZ), también fue consultado por este rotativo sobre el impacto de la caída en los precios petroleros en la economía del país e indicó que la situación de la economía venezolana este año fue compleja, «es un cuadro donde las variables macroeconómicas se están comportando de forma insatisfactoria, por ejemplo en materia de crecimiento económico, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) plantea una caída del 3% de la economía venezolana, en materia de inflación vemos cómo la meta de inflación para todo el año era de 28% y apenas en los primeros ocho meses del año ya había sido sobrepasada, llegamos al 39%», situación que se agrava más con la caída de los precios del petróleo.

Señaló que eso significa para los venezolanos, «una menor disponibilidad de divisas», lo que implica tener menos recursos, tanto para realizar importaciones necesarias para el aparato productivo y producir localmente, como para traer productos ya terminados desde el exterior que permiten abastecer al mercado local.

Machado sostuvo además que, esa menor disponibilidad de divisas ha generado expectativas negativas en los agentes económicos, incidiendo en el ascenso del dólar paralelo en las últimas semanas.

Detalló que en materia del presupuesto «aunque se haya estimado a $60 el barril de crudo cuando se tienen precios superiores a $60 el barril se utilizaba la figura del crédito adicional, lo que esto implica es que ya no se podrá utilizar la figura del crédito adicional basado en ingresos petroleros; habrá que buscar otro tipo de ingresos y es una situación delicada porque hay que recordar que este año el gasto público, cuando se añaden los créditos adicionales ya está cercano al millardo de bolívares y el presupuesto del año que viene está pautado en 740 mil millones de bolívares; hay una necesidad importante de ingresos para el gasto público, y el ingreso petrolero en este contexto está cayendo, por lo que Venezuela va a requerir en los próximos meses de buscar fuentes adicionales de ingresos y en ese sentido la ayuda de los organismos multilaterales como el Banco Mundial o la Corporación Andina de Fomento».

Dijo que también es importante el establecimiento de reglas claras que permitan atraer capitales frescos a la forma de inversión extranjera.

Escenarios

El economista manifestó que la disyuntiva de Venezuela hoy en día es clara en cuanto a los escenarios; generamos condiciones para tener capitales frescos que permitan inyectar dólares a la economía y contribuir a estabilizar las variables macroeconómicas; o el otro escenario es que no buscamos ni recibimos esa ayuda externa y como consecuencia se van a continuar agravando los desequilibrios, trayendo consecuencias traumáticas para el presupuesto familiar.

Al ser consultado por las recientes reformas realizadas en materia económica por el presidente de la república, Nicolás Maduro; Gustavo Machado expresó que estas no son suficientes. Acotó que tras el alza en los impuestos para algunos artículos el consumo caerá y como consecuencia el impacto en la recaudación no será tan significativo por tratarse de artículos que al incrementarse su precio, la demanda cae más.

Sin embargo, resaltó que «hay cosas positivas como el cobro del Impuesto Sobre La Renta (ISLR) a un conjunto de organizaciones que antes no contribuían, pero la gran reforma que está pendiente es a las personas naturales, y eso pasa por incrementar el ISLR a los estratos de alto ingreso y disminuir el Impuesto al Valor Agregado (IVA), lo cual es clave en estos tiempos para tratar de aliviar el presupuesto familiar de la clase media y los sectores populares».

Alternativas

El catedrático de LUZ argumentó que en estos momentos para generar un programa de política económica se puede partir de dos enfoques básicos: «Tratar de cuadrar las cuentas del presupuesto nacional en detrimento de los presupuestos familiares; y tratar de fortalecer el presupuesto familiar de las grandes mayorías, sectores populares y clase media, cubriendo eventuales déficit con ayudas externas, y luego mediante el crecimiento generado por ese fortalecimiento de los presupuestos familiares de las grandes mayorías, obtener los recursos que nos permitan ir honrando los compromisos. En este momento el elemento clave es tratar de no deprimir el consumo de la familia, porque si el consumo de la familia disminuye en la economía se agravaría aún más la recesión y, como consecuencia, se vería afectada negativamente la recaudación de impuestos».

Puntualizó que el centro de la política económica del Gobierno debe estar en «lograr combinaciones que estimulen el crecimiento económico para que por esa vía, se logren las mayores recaudaciones impositivas».

Además considera importante revisar las alternativas de financiamiento, buscar acuerdos con los multilaterales para financiar proyecto de infraestructura y así liberar recursos para fines como salud, educación, seguridad y vivienda.

Agregó el ejecutivo que pudiera estarse planteando otras medidas para tratar de enfrentar esta situación de caída en los ingresos petroleros como la reprogramación de pagos de la deuda interna, la cual está en su mayor parte en manos del sistema financiero nacional, y dada esa concentración de papeles en muy pocos agentes económicos para el ejecutivo sería fácil llegar a acuerdos con el sistema financiero nacional para posponer los pagos correspondientes a capital para años posteriores, con el propósito también de liberar recursos y contribuir a un mayor nivel de bienestar para la sociedad venezolana.

Machado: Buscamos ayuda externa o vienen consecuencias negativas para el presupuesto familiar

Comente