Yankees a navegar en aguas distintas

1463_deportes-(1)_01
11 de diciembre, 2014 - 11:49 am
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Hubo una época en que los Yankees no dejaban ir a nadie si no querían hacerlo, sino que era todo lo contrario: les quitaban jugadores a los otros equipos, fuera por la agencia libre y vía cambios muy poco equilibrados.

Se les han ido varios jugadores de renombre vía el mercado al mejor postor: Russell Martín, el dominicano Robinson Canó. el quisqueyano Rafael Soriano, Phil Hughes, Curtis Granderson y David Robertson son sólo algunos ejemplos de ello.

En las épocas de oro del equipo del Bronx bajo la meticulosa y a veces pintoresca dirección del dueño George Steinbrenner—fallecido en el 2010—los Yankees hacían lo que fuera necesario para tener los mejores nombres en sus filas, sin importar el costo.

Grandes peloteros

En el invierno del 2008-09, Nueva York gastó US$423.5 millones en los agentes libres CC Sabathia, Mark Teixeira y A.J. Burnett y ganó la Serie Mundial al año siguiente. Y hace un año, el gerente general Brian Cashman les dio contratos con un valor total de US$283 millones a Jacoby Ellsbury, el boricua Carlos Beltrán y Brian McCann.

Pero a pesar de esos dos ejemplos, las cosas claramente han cambiado en el Bronx. «Muchas veces tiene que ver con diferentes situaciones y hacia dónde sentimos que vamos», dijo al respecto el manager del equipo, Joe Girardi. Efectivamente, un equipo como los Piratas—los «pobres» de la década de los 90 y la primera de este siglo—les quitó a los Yankees a Martin vía la agencia libre hace dos inviernos, algo impensable hace unos pocos años.

Vacantes

Aún están disponibles en el mercado los agentes libres de cartel Max Scherzer y James Shields. Nadie sabe si Nueva York podría dar la sorpresa, como hicieron hace un año cuando decidieron firmar a Beltrán, McCann y Ellsbury y pasar de los US$189 millones–límite para no ser sancionado con el impuesto del lujo.

Pero por ahora, el equipo enfrenta la realidad de no contar con un cerrador probado, una enorme interrogante en la tercera base, una falta de profundidad en la rotación abridora y, por supuesto, Didi Gregorius en el campo corto en lugar del retirado Derek Jeter.

Comente