Yadier la diferencia

1061_deportes_otras-8_01
23 de octubre, 2013 - 3:38 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Fue contra la voluntad de todas aquellas personas involucradas de alguna forma en el crecimiento de Yadier Molina como pelotero —familiares, entrenadores, amigos de toda la vida—, pero su padre Benjamín Molina se rehusó a escuchar los consejos externos. El señor insistía en que su hijo seguiría jugando, sin importar que fuese en una liga en la que sus jugadores le doblaban la edad. Yadier Molina había sido suspendido de la liga juvenil y su padre temía las repercusiones de un despido. Molina padre pensó que la liga Doble-A, que contaba con los mejores peloteros amateur en Puerto Rico, podría ser una opción. La edad de los jugadores de Doble-A variaba desde los 17 hasta los 40 años. Cuando el béisbol aún era deporte oficial en los Juegos Olímpicos, de aquí salían los peloteros que integraban la selección nacional. Yadier Molina tenía 15 años de edad cuando su padre le asignó su primer entrenamiento. Bastó con una sola sesión para que Molina fuera agregado al róster de los Tigres de Hatillo. Inmediatamente después, se ganó el puesto de titular.

El receptor puertorriqueño de los Cardenales ya es considerado como un referente detrás del plato, el timón de todo un cuerpo de lanzadores. Yadier llamó la atención en las ligas amateur y eventualmente fue reclutado por los Cardenales con su selección de la cuarta ronda en el Draft del 2000. Una vez que llegó al sistema de los Cardenales, aprendió del aclamado instructor Dave Ricketts, así como de Mike Matheny, quien después de un solo entrenamiento primaveral, le dio la noticia a su esposa, Kristen. «Vi al muchacho», le dijo Matheny, «que me va a robar el puesto». Molina registró un promedio de efectividad para un receptor de 3.16 esta campaña, el más bajo de su carrera y el cuarto mejor en Grandes Ligas este año. Yadier ha surgido como el rostro de la franquicia de los Cardenales y ahora busca su tercer anillo de Serie Mundial desde que hizo su debut en Grandes Ligas.

Comente