Vinotinto lapidada

1792_A-AFP_01
18 de noviembre, 2015 - 3:58 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Los zagueros criollos fueron inexistentes para la ofensiva ecuatoriana

Foto: Agencias

La esperanza de que la Vinotinto retomara el camino hacia Rusia 2018 se desvaneció ayer. Venezuela cayó 3-1 ante Ecuador, fue la cuarta derrota al hilo en el premundial y la 17 del ciclo de Noel «Chita»  Sanvicente. Ni los jugadores del patio, ni los legionarios, ni de visitante ni de local, la Vinotinto volvió con su traje estelar de Cenicienta y lo de ayer fue la misma historia, los errores pueriles del seleccionado nacional llevaron al declive.

El espejismo de que Venezuela levantara la cabeza solo duró 15 minutos, lapso en el que Rómulo Otero conseguía faltas en el área que la Vinotinto intentó aprovechar, pero luego de un córner a favor un contraataque letal de la Tricolor valiéndose de su rapidez y  de una zaga criolla en el limbo ocasionó el primer tanto de la visita, que tenía 15 años sin ganar como visitante a Venezuela. Después de eso lo demás fue el mismo libreto de errores, descuidos, falta de identidad y forma que terminó con la lapidaria derrota.

El tanto del honor lo gestó Josef Martínez al 84’ quien entró en el 2T. Su celebración fue la viva imagen de la desesperación, irá y desconcierto de todo el seleccionado, CT, jugadores y fanáticos. Los tantos ecuatorianos fueron obra de Fidel Martínez (14’), Jefferson Montero al 22’ producto de un mala salida del guardameta criollo, Alain Baroja y de Felipe Caicedo al 60’ con un potente cabezazo remató a la víctima venezolana. Caicedo es el goleador del certamen continental con cuatro dianas. Ecuador por su parte cierra con score perfecto las primeras cuatro fechas, suma 12 puntos y es el actual líder de la clasificación de Conmebol.

«Chita» no renunció…por ahora

Luego del cumplido el compromiso en Puerto Ordaz se esperaba con intriga la comparecía de DT guayanés ante los medios, se rumoró su dimisión pero no fue así, «Chita» quien habló unos cinco minutos en los que espetó que «estoy dando la cara, muy triste» y «si están esperando mis palabras de renuncia acá, no van a salir de acá». Sanvicente admitió lo obvio, la crisis no solo en la cancha si no en vestuarios «no siento el respaldo en el campo, seguimos recibiendo goles por regalos. Parezco el rey de los regalos».

Comente