Un hit por su amigo Taveras

deportes-(8)_01.jpg - 33.24 Kb
28 de octubre, 2014 - 2:36 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto:Agencias

Juan Pérez se enteró de la aciaga noticia por voz de un funcionario de Grandes Ligas en la cueva de los Gigantes de San Francisco y en pleno quinto juego de la Serie Mundial. Su impulso inmediato fue correr hacia el camerino del equipo para escuchar lo que se decía en la transmisión televisiva.

«Lo supe cuando alguien estaba hablando: Oscar Taveras se mató en un accidente de tránsito», contó Pérez con la voz entrecortada. Los dos dominicanos eran estrechos amigos, compañeros de equipo con las Águilas Cibaeñas en el béisbol invernal dominicano. Taveras, de 22 años, era el prospecto de oro de los Cardenales de San Luis, señalado como un toletero con un poder prodigioso. Pérez, con 27 años, es un jugador de banca con San Francisco, empleado usualmente para reforzar la defensa. Hensley Muelens, el coach de bateo de los Gigantes, relató que encontró a Pérez llorando dentro del camerino.

Secándose las lágrimas, Pérez protagonizó el momento más importante de su carrera. El jardinero izquierdo entró como corredor emergente en el sexto inning y luego se encargó de abultar el marcador con un doble productor de dos carreras en el octavo, rumbo a la victoria 5-0 de los Gigantes sobre los Reales de Kansas City. Fue un triunfo que dejó a San Francisco con ventaja 3-2 en la serie al mejor de siete partidos. Pérez le dedicó el doble a su amigo, colega y compatriota que horas antes falleció en la República Dominicana, al estrellar su vehículo en las afueras de la ciudad de Puerto Plata. «Caminaba en la cueva para poder concentrarme en el juego, tratar de olvidar por un momento. Me tomó tres innings poder hacerlo», dijo Pérez.

«Después de batear y llegar a la base, ahí me puse a pensar en Oscar. Esto es para ti», dijo Pérez. «Era un muy buen amigo mío. Conocía muy bien a su familia, a su madre, a su padre, a sus hermanos. Estoy muy sentido por su familia».

Comente