¡Barça milagroso!

Tres goles en los últimos siete minutos mataron al PSG

10 A - AFP (2)
9 de marzo, 2017 - 11:42 am
Julio Olivero / [email protected]

La estadística era clara y lapidaria: ningún equipo había remontado un 4-0 en toda la historia de la Liga de Campeones, pero, este miércoles el Barcelona FC tiró a la basura esa estadística, la incredulidad, el escepticismo, la falta de fe… y obró el milagro. El club blaugrana goleó (6-1) al Paris Saint- Germain en el Camp Nou, en un apoteósico partido y así avanzó —contra todo pronóstico— a los cuartos de final de la competición europea

Foto: Agencias

En París, el PSG había vapuleado 4-0 a los catalanes en la ida de los octavos, un resultado que parecía «imposible» de remontar en la vuelta para el Barça, pero con tres goles en los últimos siete minutos, el cuadro culé lo hizo posible.

La remontada empezó temprano
Luis Suárez abrió rápido el marcador al peinar de cabeza un balón en el área pequeña, al minuto 4, que desató el espíritu emprendedor de un Barcelona que se volcó al ataque y no paró nunca.

Antes del descanso, los dirigidos por Luis Enrique siguieron obrando su milagro tras un gol en propia puerta de Layvin Kurzawa, pusieron el 2-0 (41).
Messi puso el 3-0 de penal (50) que dejaba de momento al Barcelona a un tanto de la igualdad en la eliminatoria. Pero, para la agonía de los fanáticos que se dieron cita en el estadio blaugrana, Edixon Cavani descontó por el PSG (60) que daba señales de vida frente a un Barça aplanador.

Goles de gloria
Los parisinos pusieron el partido 3-1 y obligaron a los catalanes a facturar tres goles en media hora; y no necesitaron tantos minutos, lo hicieron en menos.
Neymar hizo el 4-1 al cobrar de manera perfecta un tiro libre cerca del área (88) y después el mismo brasileño, ejecutó a la perfección un penal al minuto 90 para el 5-1; faltaba uno más. Todo Camp Nou se puso de pie para ver a su equipo jugar los últimos cinco minutos dados por el principal, donde la tarea era simple: anotar o morir.

Todos los barcelonistas se volcaron al ataque y en la última jugada para que expirara el tiempo agregado, Neymar centró al área y Sergi Roberto llegó in extremis y con la punta del pie la empujó el balón al fondo de la red del PSG para desatar la algarabía y la locura en el Camp Nou de Barcelona porque su tanto, significó el pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones, y aún mejor que eso: la consumación de una inédita, agónica, y «casi imposible» remontada.

Palabras clave
,

Comente