Sudamérica contra Europa

1306_deporte-(3)_01
7 de julio, 2014 - 12:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

El dominio del fútbol sudamericano y europeo en cada rincón del mundo no es algo nuevo, y luego de la disputa de esta Copa del Mundo, sus selecciones lo ratifican.

En la hora de la verdad, cuatro selecciones (dos por bando) buscarán alzar el trofeo el próximo 13 de julio en el Maracaná. El anfitrión Brasil se medirá mañana contra Alemania, doce años después de aquella final del Mundial de 2002 en la cual se impusieron los sudamericanos, por lo que los germanos tendrán doble aliciente para el encuentro: darse revancha y sacar al local de «su» copa. «¿Qué hay más bonito que enfrentarse al equipo anfitrión en el país del fútbol en semifinales de una Copa del Mundo? Será un gran partido», señaló el técnico alemán, Joachim Löw tras el entrenamiento del sábado a la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, en frente tendrá a la selección con más títulos en Mundiales (cinco) y que está acostumbrada a jugar en estas instancias. Aunado a eso, el apoyo del público ha sido un plus para los jugadores brasileños durante toda la copa. Las bajas de Neymar por lesión y Thiago Silva por acumulación de tarjetas amarillas son un duro golpe para el entrenador Luiz Felipe Scolari, quien tendrá que reacomodar su alineación para evitar un «Mineirazo».

Otra revancha

En la otra semifinal, argentinos y holandeses se medirán este miércoles para asegurar su pase al partido bonito. La historia entre estos dos conjuntos se remonta a la final de la Copa del Mundo de 1978, donde Argentina era local y se impuso por 3-1 a la «Oranje». Pero en el historial de los Mundiales, los europeos dominan la serie con dos victorias, un empate y solo esa derrota, que terminó siendo la más dolorosa.

Messi, con cuatro goles, lidera a un equipo «albiceleste» que no ha jugado bien durante el torneo, pero ha sacado las victorias a pulso y con sufrimiento que le permiten estar en esta instancia. Con la baja de Ángel Di María por lesión ante Bélgica (el mejor socio del «10» durante la competencia), los dirigidos por Alejandro Sabella tendrán que tener un partido muy correcto en todas sus líneas, ante una Holanda que arrolló en la primera fase del campeonato, pero que en octavos de final tuvo que remontar en los últimos minutos ante México, y posteriormente vencer en una agónica tanda de penales a Costa Rica.

Lo cierto del caso, es que para el 13 de julio podríamos tener una final completamente europea, totalmente sudamericana o mixta con un equipo por bando.

Comente