Sharapova fue la reina en Roland Garros

1277_Deportesa-(2)_01
8 de junio, 2014 - 12:14 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La rusa María Sharapova, séptima favorita de la competición, ganó su segundo título de Roland Garros al batir en la final de este sábado a la rumana Simona Halep (Nº 4) en tres mangas por 6-4 y 6-7 (5-7) y 6-4, en tres horas y dos minutos.

En una tarde de mucho calor en la Philippe Chatrier, cerca de 30 grados, Sharapova logró su quinto Grand Slam (antes Wimbledon 2004, cuando tenía 17 años, Abierto de Estados Unidos 2006 y Australia 2008), y confirmó su metamorfosis.

La tenista que se definía en sus inicios «como una vaca sobre el hielo» en el polvo de ladrillo es ahora una consumada especialista, capaz de agarrarse a la tierra batida para competir cada punto e imponer su ley a base de entrega, sacrificio y su potente juego desde el fondo de la pista.

Fue un partido de poder a poder, el mejor sin duda del torneo. Halep, la tenista más en forma en Roland Garros, una jugadora de 22 años que vive sus mejores días, sucumbió ante Sharapova, una veterana de 27 años que en su 12ª participación en París ha llegado a la final con el pundonor que solo tienen las más grandes de este deporte.

A diferencia de sus tres choques anteriores en Roland Garros, en los que tuvo que remontar un set para encontrar su ritmo, Sharapova logró esta vez reaccionar antes y, tras ceder su saque y verse 2-0 por debajo, ajustó su tenis para ganar el primer set.

Halep, por su parte, perdía su primera manga en el torneo ante una tenista incontenible, segura y crecida a fuerza de remontadas. La rumana hacía lo que le ha dado resultado durante todo el torneo, pero esta vez su inteligencia táctica y variedad de golpes encontraba casi siempre una devolución de más.

Paridad

En la segunda manga la igualdad fue la nota predominante. Halep, tras su bache, tomó la temperatura al partido, mientras que Sharapova seguía con su alto nivel, sólo dejando con vida a la rumana mediante algunos errores no forzados.

Con 4-4 y saque para la rusa un largo e intenso intercambio, la acción más espectacular del partido, se lo anotó Halep, que también se llevó el juego. Lo que parecía un punto de inflexión se convirtió en un momento extraño, en el que a las dos jugadoras les tembló la raqueta para ceder cada una dos roturas y alcanzar el «tie break».

De nuevo la muerte súbita no respondió a ningún orden. Sharapova estaba a dos puntos de levantar el trofeo, pero Halep alzó la voz para elevar su juego e igualar 1-1 en sets.

En la primera final que llegó a los tres sets desde 2001, cuando la estadounidense Jennifer Capriati ganó 12-10 en la manga decisiva a la belga Kim Clijsters, Sharapova impuso su experiencia (era su novena final de Grand Slam, la primera para Halep).

Tras sendas roturas de principio, la siberiana ganó tres juegos consecutivos (4-2), pero Halep regreso para igualar 4-4. El último estirón de la rusa no encontró respuesta y, tras un tortuoso camino, aprovechó su primera bola de partido para levantar su segundo Roland Garros.

Nadal-Djokovic en otra final

Novak Djokovic puede entrar definitivamente en la lista de los mejores jugadores de la historia, pero para ello deberá destronar el domingo en la final de Roland Garros a Rafael Nadal y evitar que aumente su récord a nueve coronas en la tierra batida de París.

Cuarenta años después del primero de sus seis títulos en la capital francesa, el sueco Bjorn Borg será el encargado de entregar la Copa de los Mosqueteros al vencedor.

Pasará a manos de Nadal, considerado su heredero como mejor jugador de tierra batida de todos los tiempos, o de Djokovic, convertido en el gran rival para la eternidad del mallorquín.

Borg sólo fue batido dos veces en Roland Garros en ocho participaciones; en ambas ocasiones ante el italiano Adriano Panatta. Djokovic buscará ser el segundo hombre en vencer a Nadal en París después de que lo hiciera el sueco Robin Soderling en 2009, en una tarde en la que el número uno del mundo jugó lastrado por los problemas físicos.

Desde entonces Nadal ha ganado 34 partidos consecutivos en París, con un balance total de 65 victorias y una sola derrota. Para asustar más si cabe a quién se ponga al otro lado de la red, solo presenta una derrota en los 89 partidos a cinco sets que ha jugado en tierra batida.

Fotos: AFP/Agencias

Comente