Serena y Federer duros en Cincinatti

1349_Deportes-(4)_01
19 de agosto, 2014 - 12:02 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Fotos: AFP

Serena Williams se sacó la espina. La número uno del mundo venció a Ana Ivanovic por 6-4 y 6-1 para quedarse con el WTA Premier 5 de Cincinnati, uno de los torneos importantes que todavía no había podido conseguir. Por primera vez, en cuatro choques este año, la vencida necesitó de apenas dos sets para quedarse con el encuentro. En el primer parcial, de hecho, Serena debió levantar un 1-3 por lo que ganó 11 de los últimos 13 games del encuentro para quedarse con el título. Más allá del rally final, el encuentro se había planteado parejo, algo que marcan los números del primer set: 14 winners y 10 errores no forzados de la ganadora, contra 11 y 10 de la serbia.

Campeona de Stanford en esta misma gira, Serena alcanzó su quinto trofeo del año, luego de los conseguidos en Brisbane, Miami y Roma. La menor de las Williams jugaba la final aquí por segunda vez, luego de caer en esa instancia la última temporada. La número uno del mundo llegaba al partido ya habiéndose asegurado la «US Open Series» por segundo año consecutivo, por lo que ahora irá por un récord de 4 millones de dólares (bruto) en el US Open: 3 por ganarlo más el bonus de un millón que plantea esta gira.

Federer definió

Otra final de Másters 1.000 y otra en la que Roger Federer surgía como gran candidato. Esta vez, el suizo no falló, venció a David Ferrer por 6-3, 1-6 y 6-2, y se tomó revancha de su derrota el último domingo en Canadá para quedarse con Cincinnati. En el primer parcial, el suizo repitió la dosis que le viene dando resultado en los últimos tiempos: juego agresivo y revés con slice para subir a la red ante la más mínima posibilidad. En los 30 minutos que duró el set, duplicó a su rival, practicamente, en puntos ganados con rallies de 5 golpes o menos (18 a 10). En el segundo, la situación cambió porque Ferrer pudo aprovechar las chances de quiebre que no podía capitalizar en el comienzo y forzó a un desempate obligando a mantenerse en el fondo de la cancha a Federer, que no estuvo fino (16 errores no forzados en el parcial). Muy distinto fue el definitorio, con un Federer más fresco para reaccionar en los momentos justos de cada punto para llevarse el pleito luego de una hora y 42 minutos de juego.

Comente