Se acabó la fiesta del gol

1307_Dep (3)
8 de julio, 2014 - 3:58 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Después de un torrente de goles en la primera mitad del Mundial Brasil 2014, ahora bajan las revoluciones. Desde los partidos de eliminación directa ha bajado la cantidad de goles por partido y pasó de ser el Mundial de los goleadores a el Mundial de los porteros estrella.

Menos goles

Esos partidos de 4 o más goles como el 5-1 de Holanda a España, el 5-2 de Francia a Suiza, el 4-1 de Colombia a Japón o el 4-0 de Alemania a Portugal quedaron atrás. En los octavos de final y los cuartos no se logró en ninguna ocasión más de tres goles en el tiempo reglamentario ni en la prórroga de los 12 encuentros disputados. En octavos los partidos más prolíficos fueron el Alemania-Argelia y el Bélgica-Estados Unidos, que acabaron con 2-1 después de la prórroga. En los 12 primeros partidos a eliminación directa la media fue de 1,91 goles por partido (prórroga incluida), por los 2,83 de la primera fase.

El campeonato mundialista está pasando por una etapa de más presión para los equipos, donde si pierden un partido se despiden; también el cansancio, el calor y la humedad pueden estar pasando factura después de haber jugado varios partidos en climas difíciles de Brasil. Los encuentros son más pausados y pasan más por el mediocampo.

La hora de los porteros

Tras el momento de gloria que vivieron los atacantes en la primera ronda, ahora los defensas y los guardametas se han tomado la revancha, como es el caso del zaguero alemán Mats Hummels autor del gol que dio la victoria a su selección en cuartos de final ante Francia. Su compañero, el portero Manuel Neuer ha destacado en las dos victorias alemanas de la segunda fase. En octavos se le bautizó como el nuevo Franz Beckenbauer debido a sus exitosas salidas del área ante los delanteros argelinos y en cuartos atajó cualquier intento de los franceses de igualar el gol de Hummels. Además David Luiz y Thiago Silva, la pareja de centrales de Brasil, fueron los autores de los goles ante Colombia en cuartos de final (2-1) y el primero también marcó contra Chile en octavos.

Como colofón en el último cuarto de final, el héroe costarricense, el portero Keylor Navas, completó otra actuación sobresaliente para llevar a su equipo hasta los penales contra Holanda. Pero allí le quitó los titulares el arquero suplente de la Oranje, Tim Krul, que salió para atajar dos disparos y dar el pase a su equipo a semifinales.

Comente