Pacquiao-Bradley calientan

1163_Deportes-(1)_01
6 de febrero, 2014 - 12:17 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Manny: Confiado, pero cauteloso

Manny Pacquiao, por su manera de ser, se mantuvo alejado de la polémica tras la primera pelea contra Tim Bradley.  En aquella ocasión, el filipino pareció dominar al californiano, pero para sorpresa de muchos los jueces le otorgaron una decisión dividida a su rival. Posteriormente, el nocaut sufrido a manos de Juan Manuel Márquez pareció empujarlo hacia el abismo, sin embargo, el congresista parece ahora estar dispuesto a retomar su lugar en la cima.  «Recuerdo haber pensado la última vez que le gané a Tim Bradley», dijo. «Pensé que estaba ganando tras cada round. Pienso que gané fácil porque controlé cada round».

Aquella derrota es una espina clavada, pero tras vencer a Brandon Ríos en China, el «Pacman» demostró que aún le queda hilo en el carretel. Es por eso que el 12 de abril el filipino irá a Las Vegas a recuperar lo que según él nunca debió haber perdido.

«Quiero ese cinturón que me arrebató», dijo. Para eso Pacquiao deberá encarar la pelea con aún más seriedad que la última vez, según sus palabras. «Para ser sincero, no estaba muy motivado en mi preparación para la primera pelea», confesó. «Puede ser que no lo haya tomado con seriedad».

Rival con más experiencia

Sin embargo, el asiático sabe que Bradley ya no es el mismo rival, y que por eso deberá cuidarse.

«Estoy impresionado por lo que Bradley ha hecho desde nuestra pelea», reconoció. «Es un peleador diferente. Tiene más experiencia en este nivel y como un campeón welter. Peleó extremadamente bien contra Márquez.

Sabía que Tim le ganaría utilizando su velocidad, pero aún soy más rápido que Bradley». Pacquiao se mostró cauto, aunque confiado en sus condiciones. «La única manera que Bradley puede ganarme es noqueándome», avisó. «No puede boxearme. Seré el agresor y voy a tirar más golpes que contra Ríos y van a conectar. La última vez fui demasiado bueno con él. Esta vez voy a terminar lo que empiece».

El filipino aclaró que todavía le quedan «un par de peleas más» ya que aún sigue sintiendo amor por el deporte.

Al igual que Bradley, Pacquiao pasará por un campamento de ocho semanas, que se dividirá en partes iguales entre la ciudad de General Santos y el gimnasio Wild Card de Freddie Roach en la localidad de Hollywood.

Bradley busca la redención

Tim Bradley resumió la importancia de su próxima pelea con una sola palabra: redención. El campeón invicto de peso wélter afrontará la revancha del 12 de abril ante Manny Pacquiao sabiendo que aún tiene mucho que demostrarle al mundo del boxeo.

«Todo esto se trata de la redención», dijo. «Necesito a Manny y él me necesita a mí. Voy a vencerlo otra vez. Soy más joven y un mejor peleador. Manny pelea por el dinero, pero yo tengo el hambre de victoria». En la primera pelea los jueces le otorgaron una decisión dividida al californiano, algo que dejó a todo el mundo confundido, ya que la gran mayoría de los expertos habían visto ganador al filipino.

Sin embargo, Bradley, quien viene de un 2013 brillante en el que se deshizo de Ruslan Provodnikov y Juan Manuel Márquez, aún piensa que le ganó sin atenuantes a Pacquiao. «Yo le gané por ocho rounds contra cuatro», disparó. «No hay forma que él haya ganado esa pelea».

El problema, según él, es que muchos no lo vieron de esa forma. «Ya le gané, pero nadie me cree y nadie me da crédito. Necesito tener ese crédito así puedo dormir por las noches. Estoy harto de caminar por la calle y que me digan que le robé. Eso me mata».

Buscará noquearlo

Precisamente por eso Bradley dijo que tiene que despejar todo tipo de dudas. «Tengo que ganar para demostrar que no fue casualidad», confesó. «Si pudiera noquearlo, eso sería el punto de exclamación y todos estarían de mi lado». En cuanto a su rival, el denominado «Tormenta del Desierto» dijo que espera a un gran Pacquiao, pero que éste ya no es el mismo de antes.

«No pudo ni decir que me iba a noquear», comentó. «Es muy humilde, pero ya no es el mismo. ‹Dímelo›. El viejo Manny me lo hubiera dicho». Bradley dijo no estar intimidado ni por él ni por su leyenda.

«Manny es grande, pero también es mortal», aseguró. El pupilo de Joel Díaz apuntó a una cuestión de ambición. «No creo que todavía tenga el hambre y eso nunca regresará», dijo. «Cada vez que arrinconó a Brandon Ríos, Manny retrocedió en lugar de buscar acabarlo. Ni trató de terminarlo. Eso me dice mucho».

Fotos: Agencias

Comente