La novena emplumada tuvo una temporada para el olvido

Rotundo fracaso aguilucho: ¿Gerencia? ¿Manager? ¿Jugadores? (Análisis)

AGUII
18 de enero, 2019 - 3:46 pm
Víctor Espina / pasante de la UNICA

Las Águilas Del Zulia sufrieron en esta temporada 2018-2019, uno de sus peores registros de las últimas décadas. Lo que llevo a su pronta eliminación en la temporada regular de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

Zulia- El clamor popular del zuliano: “Las Águilas son como las hallacas, porque  llegan hasta diciembre”. Es una frase pronunciada por cualquier habitante de la tierra del “Sol Amada” cuando se le pregunta por la actualidad de su equipo favorito del béisbol venezolano.

Dicha frase coloquialmente expresada, cae como anillo al dedo luego del rotundo fracaso aguilucho en la presente temporada de la LVBP.

Diversos medios de comunicación y periodistas han declinado la culpabilidad de la mediocre temporada al antiguo manager zuliano, Lipso Nava. Dicha hipótesis pierde un poco de fuerza luego de que la temporada siguió en bajada con el nuevo mandamás zuliano, Lino Conell. Con Nava, Las Águilas nunca encontraron una estabilidad en las tres áreas del juego. Defensa, ofensiva y picheo tuvieron sus momentos pero sin el apoyo combinado que resulta indispensable para el éxito de una novena beisbolera. A su vez, el equipo con Conell no levantó en ningún momento y mantuvo los mismos problemas que a principios de temporada.

 

Lea también: LVBP// Leones está en la final y Magallanes evita la eliminación en su feudo

 

Los jugadores, liderados por una gran temporada del utility Ali Castillo, también fueron señalados en diversas ocasiones por la fanaticada maracucha, quienes los tildaron de “no sudar la camiseta” o de “no ponerle ganas al asunto”. A pesar de que la situación país afectó a todos los equipos de la liga, el conjunto zuliano (según informaciones ofrecidas por trabajadores del equipo a este diario), se vio golpeado drásticamente por dicho contexto. Desde las pésimas condiciones del transporte en el que se trasladaban los jugadores, hasta los constantes cambios del lugar donde residían los peloteros en tierra marabinas, fueron razones suficientes para que el club house del conjunto emplumado se viera “desanimado y contraído”.

Es entonces cuando llegamos al punto que más se señala y el que más coincide la prensa y la fanaticada; Gerencia. La directiva del Zulia anunció a principios de temporada a 7 importados, los cuales para desgracia nunca dieron lo que se esperaba. Tito Polo OF, Zach Huchins UTY, Carlos Moncrieff OF, Dariel Álvarez OF-PD, Charlie Rosario PD, Rainer Roibal PD y José Piña PD fueron los hombres que empezaron como importados la temporada para los aguiluchos. Y aunque en números el equipo contó al comienzo con más importados que otras novenas como Bravos de Margarita o Tiburones de la Guaira, el fracaso se obtuvo a partir de la falta de reacción de la gerencia encabezada por “Yoyo” Amaro.

Equipos como Navegantes del Magallanes avanzaron debido a este importante tema de contratar –sin importar el costo- a figuras ganadas en el béisbol mundial. Los filibusteros se quedaron con los servicios del ex grande liga Delmon Young. Cardenales de Lara firmó al jardinero, también ex MLB, Alejandro de Aza. Los Leones del Caracas se trajeron al cubano estrella Harold Ramírez. Caribes de Anzoátegui obtuvo a los actuales grande ligas, el jardinero Williams Astudillo (Minnesota Twins), el campocorto Orlando Arcia (Cerveceros de Milwaukee) y el también jardinero Rafael “Balita” Ortega (Gigantes de San Francisco). Los Tigres de Aragua contaron con el servicio del poderoso bate de Milwaukee, Jesús Aguilar. Y esto solo por decir algunos nombres.

La paupérrima gerencia efectuada en el seno de las Águilas del Zulia,  se vio reconocida por sus mismos miembros, cuando cambiaron de forma curiosa y misteriosa a dos jugadores que habían contratado para la actual temporada. Alberto González (que fue cambiado a Tiburones de la Guaira) y José Tabata (que aterrizó en Aragua). Esto aunado con el escándalo que generó una información que salió a mitad de temporada, que refería sobre el grande liga de los Padres de SanDiego, José Pirela. Según declaraciones de su representante, Pirela no recibió el pago correspondiente por haber jugado en la temporada 2017-2018. La información causó gran revuelo en las redes sociales e indignación en la fanaticada del equipo zuliano, quienes descargaron su frustración contra la dirigencia de la novena, por considerar “un trato inhumano” hacía un jugador insignia como lo es “El Águila Negra”.

La gerencia debe una gran explicación a los aficionados zulianos. ¿Qué se hizo el dinero aprobado a principios de temporada por el gobierno? ¿Lo que pasó con Pirela ha ocurrido con otros toleteros? ¿A qué se debió la falta de acción cuando el equipo necesitaba importación? ¿Fuga de divisas? ¿Les importa el equipo?

Foto: Agencia

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente