Obama no irá al funeral de Ali

1983_E1(silueta-de-las-entradas)_01
9 de junio, 2016 - 2:50 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

En representación del presidente estará la consejera Valerie Jarrett, quien leerá un mensaje del Presidente a la familia Ali

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no asistirá a ninguna de las ceremonias, funeral o entierro de Muhammad Ali. Obama tiene compromiso con la graduación de preparatoria de su hija Mali, informó el vocero de la familia Ali, Bob Gunnell. En representación del presidente estará la consejera Valerie Jarrett, quien leerá un mensaje del Presidente a la familia Ali. «Ahí se manifestará el respeto y rendirá tributo a Muhammad», dijo Gunnell. «El Presidente Obama ya habló por teléfono con la esposa de Muhammad (Lonie Ali)».

En cambio, una centena de políticos de diversas partes del mundo, que incluye dignatarios, embajadores y representantes estarán en Louisville para el evento más trascendente de su historia, consideró el alcalde de la ciudad Greg Fischer. Alrededor de mil agentes de seguridad, policías, servicio secreto y otras organizaciones, cuidarán el principal cuadro de Louisville, a partir hoy por la tarde y noche, cuando se realice la primera ceremonia de cuerpo presente de «El Más Grande», donde el expresidente Bill Clinton será orador.

Gunnell confirmó la peregrinación con el cuerpo de Ali, que recorrerá alrededor de 19 millas de la ciudad, a partir de las 9 de la mañana, alrededor de 1:45 horas, mientras que se espera que la conmemoración final sea de 2:00 a 4:00 de la tarde en la arena principal de Louisville, la KFC Yum! Gunnell confirmó que los preparativos para las ceremonias fúnebres comenzaron hace más de 10 años, como había señalado un día antes el alcalde de la ciudad.

Agotadas las entradas

Las entradas para el funeral del fallecido astro del boxeo mundial que tendrá lugar mañana en su ciudad natal de Louisville, Kentucky, se agotaron desde ayer, anunciaron los organizadores. Se repartieron unos 15.000 boletos gratuitos a los habitantes de Kentucky, donde nació la leyenda hace 74 años.

Comente