No es el año de Cabrera

1351_Dep-(6)_01
21 de agosto, 2014 - 2:59 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

El año 2014, definitivamente, ha sido un año poco común para Miguel Cabrera. En la misma temporada en la que regresó a la inicial y se convirtió en el pelotero mejor pagado, el maracayero no ha conseguido los números ofensivos de zafras pasadas.

El ganador de la triple corona en 2012 está a punto de ceder el título de bateo por primera vez en los últimos cuatro años. Su compatriota José Altuve (.339) es quien comanda esa sublevación, donde Róbinson Canó (.329) y el criollo Víctor Martínez (.326) también son aspirantes al trono.

Sin embargo, la zafra de Cabrera no ha sido tan mala como parece. Todo se debe a que su producción en los últimos campeonatos fue tan alta que sus números de 2014 se ven minimizados.

Una campaña de .309 de average, 86 empujadas y 40 dobles, a estas alturas, ¿se puede considerar pobre? Para un pelotero promedio, seguramente la respuesta será que no, pero en este caso hablamos de la referencia ofensiva de las Grandes Ligas en el último lustro.

En algún momento de la temporada se dijo que la poca cantidad de jonrones del aragüeño se debía a secuelas de la operación de ingle que le realizaron al finalizar la zafra pasada; sin embargo, el propio jugador lo desmintió. «Ustedes (periodistas de Detroit) me conocen desde hace siete años. No me gusta hablar de mis lesiones o lo que tengo en mi cuerpo en este momento», dijo a los medios el domingo, luego de perder la serie contra los Marineros. «No importa lo que tengo. Trato de jugar lo mejor posible», agregó.

Además, la situación actual de los Tigres (ahora fuera de la clasificación) es otro elemento que ha incidido en el desempeño del nativo. «Tengo que sentirme más cómodo con lo que estoy haciendo en el plato y tratar de acortar mi zona de strike y pegarles a los buenos pitcheos», comentó.

A partir de ayer, a Cabrera le restaban exactamente 39 juegos en el calendario para maquillar sus números y concretar una campaña decente para él, pero exitosa para cualquier otro pelotero.

¿En qué ha fallado?

Menos boletos

El maracayero sumaba hasta ayer 50 bases por bola, cantidad sumamente inferior a los 90 pasaportes que tomó en 2013; además, acumula 84 ponches y proyecta terminar con más de 100 turnos abanicados, por primera vez desde la campaña 2009 (107).

Pocos extrabases

El slugging de Cabrera es de .511, su menor cifra en los últimos 11 años; además, solo ha despachado nueve extrabases (seis dobles y tres jonrones) desde el receso del Juego de Estrellas. Cerraría el año con menos de 177 hits, su piso en temporadas completas.

Sin distancia

Proyecta tener su zafra completa con menos jonrones. Apenas ha podido sacar la pelota en tres ocasiones desde julio, la peor cifra en ese mismo lapso desde que juega para los Tigres (2008); sin embargo, es líder en dobles (40) con 16 tubeyes más que en 2013.

Comente