Mayweather sigue invicto

1244_Deportes-(1)_01-02
5 de mayo, 2014 - 12:46 pm
Redacción Diario Qué Pasa

A pesar de que el argentino Marcos Maidana lo exigió sobre el ring de boxeo, Floyd Mayweather demostró su inteligencia y velocidad con los puños para imponerse por decisión mayoritaria 114-114, 117-111 y 116-112. Con 46 victorias en igual número de peleas, «Money» continúa escribiendo páginas doradas en la historia de este deporte. Con el combate finalizado, veinticuatro personas resultaron heridas luego de una estampida provocada por un ruido erróneamente confundido con el de un arma de fuego.

Marcos Maidana debe tener algo especial en los puños y en el corazón que fue capaz de sacar lo mejor de Floyd Mayweather. El argentino cayó con la cara al cielo ante un «Money» que sigue escribiendo su nombre con letras de oro en la historia del deporte. Mayweather llegó a 46 triunfos, 26 por nocaut, la noche de este sábado en una fiesta de boxeo realizada en la Arena Garden del MGM Grand. Venció a su Campeón Mundial número 20 y unificó los cetros de peso Welter del Consejo Mundial de Boxeo y Asociación Mundial de Boxeo por tarjetas de 114-114, 117-111 y 116-112. Fue decisión mayoritaria, pero debió ser unánime.

Fue una noche grande para el boxeo. Sabedor de su superioridad técnica, Mayweather se fajó y fue exigido porque Maidana le hizo sudar, trabajar muy fuerte, lo llevó a las cuerdas, le golpeó, pero al final la inteligencia, la velocidad y clase de Floyd se impusieron. Maidana pensó que había ganado la pelea, «la revancha se la doy yo porque yo le gané» y el público lo celebró, dijo que nunca respetó a Mayweather y se quejó de que estuvo cambiando los guantes. Mayweather aceptó que había sido un rival duro y dijo: «Lo volví a hacer». Al final de 12 asaltos el público festejó a ambos. Sorprendió el empate y el público abucheó a Floyd porque pensaba que quizá Maidana mereció más, pero bastaba con el reconocimiento para un argentino que hizo sentir orgullosos a muchos de sus paisanos y a muchos latinos. Marcos se quedó con marca de 35-4 y 31 nocauts.

Así lo vimos

De frente Floyd, como había prometido, el «Money» se le paró a Maidana desde el primer asalto, y el «Chino» no desaprovechó, se fue como león hambriento en busca de la pronta gloria. Castigó a su enemigo el argentino contra las cuerdas, había ganado el primer asalto en el que había lanzado nada menos que 100 golpes.

Mayweather ajustó, primero metió su mano izquierda y luego una larga mano derecha que provocó el asombro del respetable. Maidana —sin respetarlo— se fue al frente, pero el estadounidense sacó a relucir sus habilidades.

Por momento parecía que Mayweather le peleaba a Maidana como alguna vez el gran Muhammad Ali le peleó a George Foreman contra las cuerdas, haciéndolo fallar. Maidana le exigió y Floyd respondió al tú por tú, golpeó al cuerpo el de Grand Rapids, pero al final en un escarceo salió cortado Floyd de la ceja derecha tras el cuarto. Escurría un hilo de sangre en el rostro de Floyd, sin duda algo inusual.

Para el sexto —último de la primera mitad del duelo— Mayweather despejó dudas, con velocidad y precisión golpeó fuerte a Maidana que parecía no resentir los golpes del estadounidense. Finalmente esas 17 libras de diferencia parecían reflejarse. Ya para el séptimo Floyd pareció sentirse más cómodo. Trató de evitar el forcejeo y pelear contra las cuerdas, con pases laterales evadió a Maidana y le castigó con fuertes ganchos al cuerpo y fuertes combinaciones, pero el argentino no daba un paso atrás, tenía sed de gloria.

Mayweather salió a cazar al cazador. Recibió un golpe bajo en el octavo y aún así siguió al frente, pero Maidana tenía balas en la carabina y seguía tirando obuses por doquiera mientras la gente estaba nerviosa, disfrutando el duelo. Ya para el noveno, Floyd se fue al frente mientras Maidana bajaba el ritmo. Sus bombazos cada vez eran menos y los de Mayweather cada vez más. En los dos últimos rounds Floyd no se achicó, Maidana fue al todo o nada y cerró a tambor batiente para tratar de ajustar la decisión o echarse más puntos a la bolsa. Había sido una noche grandiosa para el boxeo y al final Mayweather terminó siendo Floyd, un maestro ante un guerrero.

Fotos: AFP

Comente