Malandros no dejan en paz al estadio

1097_Deporetes-(3)_01
28 de noviembre, 2013 - 12:23 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Abandono, zozobra, oscuridad y soledad han reinado en los últimos meses en las instalaciones del estadio de softbol del Cuatricentenario, donde las selecciones del estado practican en penumbras para los diferentes eventos deportivos del país.

A pesar de los diferentes pedidos por parte de la Asociación Zuliana de Softbol al gobierno regional y a las autoridades de la Fundación para el mantenimiento y cuidado de las Instituciones Deportivas del Estado Zulia (Funidez) para restablecer las instalaciones, las respuestas no han sido positivas, omitiendo sus quejas hasta el punto de mencionarles alguna vez: «Y que quereis, que me ponga yo de vigilante», con motivo de la inseguridad que reina en la zona y que ha derivado en más de 30 saqueos en este 2013.

El último robo, en la madrugada del miércoles 13 de noviembre, trajo consigo la perdida de seis bates, ocho guantes, alrededor de 50 pelotas, una manguera de 50 metros de largo, el home y las bases.

A oscuras

Además de esto, el estadio quedó completamente sin iluminación debido al hurto de los cables de las torres de luces, aunado a la falta de luz en las aéreas adyacentes hacen de este complejo deportivo una película de terror por las noches.

«Aquí en la noche no queda nadie, las practicas tuvimos que bajarlas hasta las 5:00 de la tarde porque cuando oscurece esto es un peligro para todos, varias personas han sido atracadas aquí y no hay vigilante, queremos que nos den respuesta porque aquí hacen vida las selecciones masculinas y femeninas del estado», expresó Franklin García, presidente de la Asociación Zuliana de Softbol y entrenador regional.

Aterradas

Pero el riesgo no llega hasta aquí. Si la situación de deterioro y el aumento creciente de saqueos en las instalaciones no es suficiente, cabe precisar que en este recinto se encuentran alojadas seis atletas femeninas foráneas preparándose para los eventos venideros, por lo que sus condiciones son completamente precarias.

«Estamos aquí para hacerle un llamado al gobernador, ya que las instalaciones con que optamos no están en buen estado, el estadio no tiene luz, en las habitaciones donde dormimos los aires no sirven, las ventanas están rotas y es un gran peligro para nosotras que estamos haciendo un gran sacrificio estando acá», señaló Julika Medina, primera base de la selección juvenil del estado y proveniente de Tía Juana, municipio Simón Bolívar.

Por otra parte, Ariangely Nelo, lanzadora de la categoría juvenil con tan solo 16 años y que como Medina se encuentra concentrada en el estadio, pidió ayuda a los entes encargados del caso. «Queremos hacerle el llamado al gobernador para que nos ayude con los implementos de nuestro deporte que han sido robados, ya que como esto está casi todo dañado, las oficinas están abiertas, se han llevado todas las cosas y no tenemos como practicar».

En el recorrido realizado al recinto por el Diario Que Pasa, se logró constatar el estado de deterioro de los sanitarios, varias ventanas rotas y hasta el techo caído en una de las habitaciones. Por esto y más nos preguntamos ¿Tendrá que suceder una tragedia en el estadio para que las autoridades pertinentes atiendan el caso? ¿Dónde está el apoyo del gobierno regional y municipal hacia las selecciones del estado?.

Si queremos que el Zulia sea potencia deportiva tanto en Venezuela como a nivel internacional, hay que buscar la manera de ocuparse de la base de nuestras delegaciones: preparación, material deportivo, instalaciones en buen estado, seguridad y material humano para que nuestros atletas puedan rendir al máximo de sus condiciones.

Por ahora, los/las jugadores (as) que hacen vida en el estadio Cuatricentenario están a años luz de poder contar con buena parte de lo antes mencionado y siguen esperando una respuesta positiva de las autoridades regionales.

Fotos: Gabriela Sanz/ Agencias

Comente