«Pacman» arrolló

1094_Deporte-(4)_01
25 de noviembre, 2013 - 2:46 pm
Redacción Diario Qué Pasa

La estrella filipina del boxeo, Manny Pacquiao volvió triunfalmente al ring con una victoria por puntos contra el mexicano-estadounidense Brandon Ríos, con la que ganó el título de peso wélter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), este domingo en Macao. Los tres jueces concedieron un tanteo de 120-108, 119-109 y 118-110 en la pelea, en la que Pacquiao dio una lección de experiencia a su rival en un combate a 12 asaltos que fue seguido en directo por 13.200 espectadores en el Cotai Arena de Macao.

Para los que creían que Manny Pacquiao estaba cerca del retiro, el filipino dio una lección de agilidad y velocidad sobre el ring, y terminó venciendo 120-108, 119-109 y 118-110 al mexicano-estadounidense Brandon Ríos, llevándose el título de peso wélter de la Organización Mundial de Boxeo.

La estrella filipina del boxeo Manny Pacquiao volvió triunfalmente al ring con una victoria por puntos contra el mexicano-estadounidense Brandon Ríos, con la que ganó el título de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), este domingo en Macao. Los tres jueces concedieron un tanteo de 120-108, 119-109 y 118-110 en la pelea, en la que Pacquiao dio una lección de experiencia a su rival en un combate a 12 asaltos que fue seguido en directo por 13.200 espectadores en el Cotai Arena de Macao. Pacquiao, de 34 años, considerado durante mucho tiempo como el mejor boxeador de su generación y una gran estrella en su país, no poseía ningún título mundial después de haber perdido sus dos combates anteriores. La primera fue contra el estadounidense Timothy Bradley, en junio de 2012 en Las Vegas, perdiendo el título del peso wélter de la OMB, y la segunda se produjo ante el mexicano Juan Manuel Márquez, en diciembre de 2012, otra vez en Las Vegas.

Pese a esas dos derrotas, el filipino conectó desde el principio buenos golpes al cuerpo y la cabeza de su rival, al que mandó a la lona en el primer round. El árbitro, sin embargo, no pitó knockdown, porque el mexicano-estadounidense, excampeón mundial de los pesos ligeros, se había resbalado. Ríos se mantuvo resistente, pero Pacquiao le dio globalmente un repaso a un rival que debutaba en la categoría wélter. En el sexto asalto, después de repetidos golpes del Pacquiao, Ríos fue víctima de un corte por encima de su ojo izquierdo que rápidamente se inflamó y mermó la capacidad del americano. Pacquiao, congresista en Filipinas, se mostró muy emocionado por su victoria, que dedicó a su pueblo, afectado por el tifón Haiyan, que dejó más de 5.500 muertos y desaparecidos, además de ingentes daños materiales en el archipiélago.

«Lo importante no es mi vuelta», dijo tras la pelea. «Lo importante es la vuelta de mi pueblo de un desastre natural», añadió. Cientos de seguidores del boxeador se citaron el domingo en Tacloban, una ciudad especialmente afectada por el tifón, para seguir en directo por televisión el combate de su héroe nacional. Ahora Pacquiao, que queda con un palmarés de 55 victorias (38 de ellas antes del límite), cinco derrotas y dos nulos, podría enfrentarse de nuevo a su archirrival mexicano Juan Manuel Márquez, con el que perdió por nocáut en su cuarta pelea el pasado diciembre. «Estoy muy feliz, porque mi tiempo no ha acabado», dijo Pacquiao. 

Todavía le queda boxeo

Se necesitaba mucho más para vencer, y retirar a Manny Pacquiao. El filipino recuperó el camino de la victoria y demostró estar de nuevo en el juego estelar del boxeo al vencer con amplitud en una demostración total de velocidad a Brandon Ríos en la Arena Cotai. Pacquiao, de 34 años, despejó todas las dudas que se habían creado tras el nocaut ante Juan Manuel Márquez, en diciembre del año pasado, y fue sobrellevando el duelo ante un Ríos que nunca estuvo siquiera al borde de la sorpresa.

La velocidad y la estrategia ideal de Manny minimizaron las posibilidades de que Ríos le conectara un volado de derecha como lo hizo Márquez, al ser siempre un punto móvil, golpear, moverse y salir siempre hacia su derecha para evitar el contragolpe. «Siento que he regresado», dijo el filipino tras el duelo. «Intentamos demostrarlo, les dimos una buena pelea e intenté noquearlo, intenté acabar la pelea antes, pero es duro, no fue un rival fácil, le doy el crédito», dijo Pacquiao ante una Arena desbordada en su apoyo. Pacquiao aceptó que Ríos lo lastimó en el quinto asalto y reconoció el trabajo de Ríos porque fue más duro de lo que pensaba, aunque en el ring hizo ver las cosas más fáciles de lo que a él le parecieron.

Comente