Los Warriors saltan a su defensa

1770_14A1-(silueta)-AFP_01
27 de octubre, 2015 - 1:49 pm
Redacción Diario Qué Pasa


Foto: Agencias

El mejor baloncesto del mundo inicia hoy su acción en la temporada 2015-2016, en la que los Golden State Warriors de Stephen Curry, MVP de la pasada campaña, que llegan con más experiencia, tendrán como reto defender su título y conseguir el quinto anillo para su vitrina .

Está campaña además pinta como la escena para que grandes titanes como Kobe Bryant, se despidan del tabloncillo. Los Cleveland Caveliers de la bestia LeBron James se asoman como los grades rivales por el cetro de la NBA, al igual que los multicampeones de  San Antonio Spurs

¿Bajará Kobe el telón?

Con el cuerpo azotado por las lesiones que en las últimas tres temporadas le limitaron a sólo 41 partidos, Kobe Bryant con 37 años, enfrenta la vigésima campaña de su carrera con un cupo garantizado en el Salón de la Fama y la esperanza de llevar a sus Lakers de regreso a una postemporada. Desde que una lesión en el tendón de Aquiles en 2013 le arruinó lo atormentó, Kobe ha tenido más penas que glorias, al extremo que muchos apuestan a que este será su último año en activo. Las posibilidades de que se retire están latentes, sobre todo porque enfrenta un último año de su contrato de 48.5 millones de dólares por dos temporadas, de los cuales recibirá 25 este año.

La última carrera de la Troika

Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili están de vuelta con los San Antonio Spurs en lo que podría ser la última batalla de los Tres Grandes. Entre ellos suman un siglo de vida y 45 temporadas en la NBA, pero en la cancha juegan con el empuje de adolescentes, con una técnica depurada en años de conocimiento mutuo y siguiendo al pie de la letra el guión del viejo zorro Gregg Popovich. Duncan, un ala-pívot de 39 años de edad, ha guiado a los Spurs a títulos de la NBA en 1999, 2003, 2005, 2007 y 2014, con el base armador francés Parker, de 33 años, y el escolta reserva argentino Ginóbili, de 38 años, uniéndose a él en los últimos cuatro trofeos. Pero este año los Spurs se han reforzado con dos jugadores de calibre, como LaMarcus Aldridge, llegado desde Portland y con 21 puntos de promedio por partido en las últimas cinco temporadas, y David West, que desairó un acuerdo más rico con Indiana por la oportunidad de unirse a los Spurs, un equipo con 18 temporadas consecutivas firmando 50 victorias o más. A ellos se unen la estrella en ascenso Kawhi Leonard y los escopeteros Danny Green y el australiano Patty Mills.

Warriors, repetir es más difícil

Los Golden State Warriors dicen estar preparados para competir por su segundo título consecutivo, pero los hechos han demostrado que repetir en la NBA es notoriamente difícil, y ahora el MVP Stephen Curry y su banda tendrán que demostrar de qué están hechos. No es lo mismo jugar en el papel de cazadores a ser todo el año la presa que todos quieren cazar. Los Guerreros se pondrán a prueba en una complicadísima Conferencia Oeste, donde los Spurs y Los Angeles Clippers se promocionan como aspirantes al título, Oklahoma City le da la bienvenida de nuevo a su estrella Kevin Durant, los Houston Rockets esperan más de Dwight Howard y New Orleans cuenta con un Anthony Davis de mayor experiencia.

Golden State inicia la temporada de la mano del técnico que le llevó al título, Steve Kerr, quien se recupera de una cirugía de espalda en julio pasado y será Luke Walton como interino quien estará al frente cuando los Guerreros abran la temporada el martes en casa ante los Pelicanos.

Los Bucks de Greivis

El venezolano Greivis Vásquez debutará mañana con su nuevo equipo, los Milwaukee Bucks, que recibirán a los New York Knicks de Carmelo Anthony y José Manuel Calderón en su pabellón. Vásquez, de 28 años, está asentado en la NBA, y llega a esta temporada en su plenitud tras un buen año en Toronto Raptors, donde tuvo alguna que otra actuación destacada. El objetivo del venezolano con más puntos de la historia en la NBA será sin duda alcanzar los Play-Off y disputar grandes encuentros a partir del mes de Abril.

Comente