Lo que yo vi

1306_deporte (1)
7 de julio, 2014 - 12:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Soy poco dado a acusar. En eso soy muy cuidadoso  por eso fue que luego de observar la agresión preñada y manifiesta mala intención, de la que fuera víctima        Neymar, decidí esperar que se dieran más elementos de juicio que fortalecieran mi impresión de lo que la televisión me permitió ver.

Fue así como primero llegaron las fotos de la AFP y más tarde las declaraciones de Ronaldo, aunada a la decisión de la Fifa, acusada de miles de cosas, de investigar la agresión, porque eso fue lo que sucedió, Zúñiga, impotente como se sintió no se le ocurrió otra cosa que agredir, sin medir lo grave de su comportamiento.

¿Qué fue lo que vi? Aquí en la redacción de deporte ante la pantalla del canal Tves, las imágenes me permitieron observar cómo Zúñiga se colgaba de Neymar y le daba codazos en la columna, fue cuando frente a todos los que estaban en la redacción presenciando el partido exclamé: ¡Qué le pasa a ese loco!

Neymar se fue de bruces y de inmediato más de uno aseguró que eso eran mañas suyas para confundir, pero de solo verle el gesto de dolor que expresaba, entendí que la cosa era seria y en verdad lo fue, el astro de Brasil se quedó fuera del Mundial.

Y pese a todo el árbitro no sentenció nada, para él fue una jugada más cuando en camilla sacaban a Neymar de la cancha. Mientras han llovido las críticas contra el arbitraje, en esta ocasión nada se dijo con respecto a la actitud asumida por el principal.

Y en resumidas cuentas ¿qué fue lo que vi? Vi una agresión directa en contra de Neymar. Habrá muchos que dirán lo contrario, cada quien tiene derecho de ver las cosas a su manera, esta es la mía y a ella me aferro.

No me gusta acusar, pero creo que Zúñiga fue malintencionado, aunque ahora diga que él no juega para lesionar a nadie. Ojalá pudieran pasar de nuevo esos momentos cuando ocurrió lo que ocurrió y que dejó al fútbol muy mal parado, un deporte donde las lesiones son provocadas en un noventa por ciento.

Zúñiga es el único que no debe gozar del magistral recibimiento que le brindó el pueblo colombiano a su selección. Más bien debería irse a su casa y reflexionar sobre su acción. Él mejor que nadie sabe que no fue la más apropiada.

Comente