«Jogo bonito» da paso a la «garra»

1307_deporte-(5)_01-02
8 de julio, 2014 - 12:43 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Para llegar a la final del domingo en el Maracaná, Brasil, que no podrá contar con su estrella Neymar frente a Alemania en Semifinales, dejará de lado el «jogo bonito» por una fórmula más primitiva: garra, sacrificio, compromiso, lucha y amor por la camiseta.


 



Foto:AFP

Para llegar a la final del domingo en el Maracaná, Brasil, que no podrá contar con su estrella Neymar frente a Alemania en Semifinales este martes, dejará de lado el «jogo bonito» por una fórmula más primitiva: garra, sacrificio, compromiso, lucha y amor por la camiseta.

Fue la propia presidenta del país, Dilma Rousseff, la que dio la receta del éxito en un mensaje en las redes sociales tras la agónica victoria en los penales en octavos contra Chile: «Garra, talento y determinación». La garra es un término utilizado por los brasileños que solo tiene equivalente en español. De hecho, antes de que España se decantase por el «tiqui-taca», a la «Roja» se le conocía como la «Furia», otro término para definir ese ímpetu que no siempre va acompañado de talento.

Que la seleçao hace años que dejó aparcado el «jogo bonito» es evidente desde el triunfo en 1994, con un equipo entrenado por Carlos Alberto Parreira, el actual director técnico de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). El equipo del actual seleccionador Luiz Felipe Scolari se basa ahora más en las ganas de los futbolistas y en su compromiso con el proyecto que en un fútbol brillante.

El otro fútbol

Brasil sabe ahora hacer trampas, cometer faltas, ralentizar el juego o practicar lo que algunos técnicos denominan «el otro fútbol» cuando beneficia a sus intereses. Contra Colombia, que parecía más fuerte desde el punto de vista técnico, los brasileños endurecieron el juego, cometiendo faltas, intimidando claramente al rival, como demostró Fernandinho, que fue a chocar claramente en dos ocasiones contra el organizador colombiano James Rodríguez, mejor jugador del torneo hasta entonces. Difícil creer que no fuese algo premeditado… Pero Brasil logró llevar a Colombia al tipo de partido que le interesaba para lograr el pase.

Esta «garra» no significa forzosamente jugar duro; también es esprintar 50 metros para recuperar en defensa un balón, tirarse para rematar un balón o para evitar un disparo rival, no desanimarse en todo el partido… Incluso, es también marcar un magnífico gol deshaciéndose de dos defensas con una pared.

Comente