«Canelo» molió a Kirkland

1603_12D-AFP_01
11 de mayo, 2015 - 3:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

El mexicano ganó por nocaut en el tercer round

Foto: AFP

La gente quería ver acción y golpes arriba del cuadrilátero. Y los tuvieron, quizás más allá de las expectativas. Saúl «Canelo» Álvarez noqueó en el tercer asalto a James Kirkland para provocar la algarabía de 31 mil 888 aficionados que colmaron el Minute Maid Park de Houston.

Sin embargo, desde la campanada inicial, Kirkland y Álvarez salieron a soltar metralla. Incluso los primeros 2 minutos del combate asustó a la inmensa mayoría de mexicanos que estaban en las tribunas.

«Sabíamos que Kirkland vendría hacia el frente desde el principio y nos preparamos para eso», dijo Álvarez del triunfo sobre Kirland, quien tuvo que ser trasladado al hospital tras la pelea para estar en observación. «Afortunadamente, las cosas salieron como las planeamos y, sobre todo, le dimos la alegría a toda esta gente que vino a apoyarme».

El tapatío recuperó de inmediato terreno después de recibir algunos golpes y a poco más de 10 segundos de ese explosivo primer capítulo, mandó un derechazo a la quijada de Kirkland, que de no ser por la campana final del round, quizá ahí mismo termina la pelea.

«En principio quería sentir la pegada», mencionó «Canelo» (45-1-1, 32 ko›s) adentro de su vestidor, con una alegría evidente que se desbordaba como nunca antes después de un triunfo. «No me hizo daño y luego pude conectarlo. Ahí me di cuenta de que sería sólo cuestión de tiempo».

En el segundo asalto, el tapatío de 24 años pareció consentir a su rival, que mostraba de manera notable aún los efectos del izquierdazo que lo envió a la lona. «Canelo» de nuevo recibió algunos golpes a principio del episodio, pero fueron casi imperceptibles los daños.

Álvarez estaba casi sin señales de golpes en su vestidor, cuando festejaba con sus personas más cercanas, incluido su equipo de trabajo. «Por un momento, Kirkland (32-2) tomó aire», dijo Álvarez. «Es un guerrero. No se iba a dejar tan fácil. Pero afortunadamente pudimos con eso, gracias al gran plan de trabajo». «Se me complicó un poco por su manera de pelear», agregó. «Me abrumaba un poco porque no sabía por dónde iba a llegar el golpe. Pero nunca me lastimó».

Pero llegó el fin de la historia. Álvarez comenzó desde el tercer capítulo a castigar a Kirkland, antes de enviarlo a la lona por segunda ocasión en el combate con otro potente derechazo a la quijada. Apenas unos minutos después y tras castigarlo con rencor, lanzó el golpe que terminó con la pelea y que a Kirkland mandó al hospital, como informó el ex campeón mundial Bernard Hopkins. «Fue un buen golpe», dijo «Canelo». «Conecté con solidez. Ya Kirkand estaba mal y sabía que en ese momento se había terminado la pelea».

El promotor Óscar de la Hoya, presidente de Golden Boy Promotions, dijo desconocer con exactitud el futuro inmediato de Álvarez, pero reconoció que un enfrentamiento con el puertorriqueño Miguel Cotto es una opción viable.

NOTICIAS SUGERIDAS

Cargando...

Comente