Deportistas de renombre acuden a ellas

Las AUT: ¿Derecho a cura o permiso para doparse?

Serena Williams
21 de septiembre, 2016 - 8:15 am
AFP

Las peticiones son a menudo establecidas por un médico de cabecera y transmitidas a la organización responsable del deportista correspondiente, agencia antidopaje o federación internacional, según los casos

Foto: Agencias

El pirateo de los dosieres médicos de deportistas de alto nivel por hackers ha sacado a la luz uno de los pilares de la lucha antidopaje: las Autorizaciones de Uso Terapéutico (AUT), que permiten a los deportistas curarse utilizando sustancias que figuran en la lista de productos prohibidos.

Entre el 13 y el 19 de septiembre, un grupo de piratas informáticos llamado Fancy Bears puso en línea cuatro bases de datos médicos confidenciales sobre 66 deportistas. Entre ellos, las estadounidenses Serena y Venus Williams (tenis) y Simone Biles (gimnasia), el ciclista británico Chris Froome, su compatriota atleta Mo Farah y el tenista español Rafael Nadal. Los Fancy Bears estiman que las AUT equivalen a «permisos para doparse». Una afirmación que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) rechaza con contundencia y manifiesta que los Fancy Bears son rusos y sus acusaciones son «represalias» por el escándalo de «dopaje de Estado» que se destapó en ese país.

¿Cómo son suministradas las AUT?

Las peticiones son a menudo establecidas por un médico de cabecera y transmitidas a la organización responsable del deportista correspondiente, agencia antidopaje o federación internacional, según los casos. La petición es examinada por un comité científico compuesto de tres expertos independientes, donde entre otros aspectos, se analizará la incidencia del medicamento en las actuaciones del deportista.

Los médicos, que deciden por unanimidad, «son elegidos fuera del mundo deportivo y de las federaciones» según explicó a la Agencia de Prensa el profesor Xavier Bigard, miembro del comité de la AMA encargado de determinar los productos prohibidos. «No hay en ningún caso laxitud o  autorización al dopaje», añadió.

¿Las AUT son contestadas?

Las AUT son a veces, sobre todo en el ciclismo, un recurso utilizado de manera excesiva. En 2014, el periódico francés JDD reveló que Chris Froome había recibido una AUT del médico de la Unión Ciclista Internacional (UCI), sin validación de un panel de expertos, permitiéndole ingerir 40 mg de cortisona por día en la Vuelta a Rumanía. Una dosis consecuente destinada a curar un resfriado pero también muy eficaz para las actuaciones. El médico de la Française des Jeux (una importante empresa francesa), el doctor Gérard Guillaume, manifestó que «si un ciclista o un deportista presenta un estado de salud que necesita el uso de tal tratamiento, en teoría no está capacitado para tomar la salida de una carrera».

Comente