La pelea más difícil de Mayweather

qpplaceholder
16 de marzo, 2015 - 1:24 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Está en la tapa del libro previo de la pelea del siglo: Floyd Mayweather es el gran favorito para llevarse la victoria el 2 de mayo frente a Manny Pacquiao en el MGM Grand de Las Vegas. Su inmaculado palmarés, su condición de indiscutible mejor libra por libra del planeta y las diferencias físicas a su favor, parecen avalar de manera indiscutible ese favoritismo.

Sin embargo, es necesario preguntarnos si con esos atributos será suficiente para vencer a un rival de las características del filipino. Evidentemente la respuesta es no, no será suficiente. Mayweather uno de los mejores boxeadores defensivos de la historia, debe pensar en la posición que va a adoptar durante pelea para anular la agresividad de su oponente.

Y la primera regla también aparece en la tapa del libro de todo púgil de guardia ortodoxa cuando a su frente tiene a un oponente de guardia opuesta (zurda): caminar siempre hacia la derecha de su rival. En este caso, será prioridad absoluta para quitarle ángulo y recorrido a la herramienta mayor del filipino: el golpe de izquierda larga. A ese perpetuo movimiento hacia la derecha, también Floyd deberá adosarle la magia de su cuerpo, con el que siempre elude golpes como si fuera un torero. Ocurre que Pacquiao a su clásica izquierda larga, buscando la barbilla adversaria, normalmente le adiciona casi en secuencia una derecha en gancho con lo cual suele completar una extraña combinación, muy propia de un agresor impredecible. Pero hay otros factores ineludibles en la estrategia de «Míster Money» y uno de ellos, es el enfoque inicial, o sea, el ritmo que le imprima Mayweather a la pelea desde el primer instante.

Tampoco esta vez podrá apostar todo a la calculadora de su boxeo avariento: moverse siempre y golpear lo necesario para llevarse cada asalto. El volumen de golpeo del filipino es superior y en la suma de impactos, el que tendrá la calculadora a su favor, esta vez, será Pacquiao. En consecuencia, habrá un momento en que Floyd tendrá que pararse a intercambiar y es posible que el ritmo que le imprima a la pelea su rival, obliguen a fajarse muy temprano en la pelea. Mayweather, asimismo, no suele establecer el jab como arma prioritaria, sin embargo esta vez deberá hacerlo para usufructuar su mejor ventaja de brazo y mantener a Pacquiao fuera de su radio de acción. En realidad, cuando Floyd enfrenta a zurdos, se limita mucho su ya de por si escaso arsenal ofensivo.

¿Cambiar de defensivo para ofensivo?

No hay dudas que el contragolpe sigue siendo la herramienta soberana para cualquier estrategia ofensiva de Mayweather y en ese aspecto, tiene buenas posibilidades de conmover al filipino. Pacquiao cuando lanza su mano izquierda, inevitablemente levanta el pie trasero debido al impulso que le imprime a su cuerpo buscando llegar a la barbilla adversaria. Si el movimiento de cintura para eludir ese golpe es el adecuado, un golpe de derecha a contrapié en esas circunstancias puede ser devastador en caso de impactar en la humanidad del filipino. Si bien hoy las manos de Mayweather, no parecen tener el poder de antaño, su capacidad de perforar la guardia enemiga se mantiene intacta, lo que sumado a la mejor extensión de brazo, abren una posibilidad cierta de contrarrestar la ofensiva filipina con su propia ofensiva. No hay duda que esa puede ser una de las claves esenciales para Floyd: encontrar un balance equilibrado entre defensa y ataque, sin descartar buscar ser la sorpresa de la noche cambiando su postura de esgrimista defensivo a presionador ofensivo. ¿Será eso posible?

Comente