La gerencia «pichirre» de Águilas no respeta al fanático

1153_Deportes-(2)_01
27 de enero, 2014 - 12:48 pm
Redacción Diario Qué Pasa

En reiteradas ocasiones, diario QUÉ PASA ha sacado «los trapitos sucios» de la gerencia del equipo naranja, Águilas del Zulia. La gerencia sigue dando de qué hablar y en el centro de las críticas de los fanáticos, tanto así, que tristemente, son comparados con las hayacas navideñas… «Solo llegan hasta enero», cuando las Águilas se convierten en «chiritas», en ese tono jocoso y tan propio del marabino, en el que se refugia para no llorar.

Alberto Ferrer Ávila, periodista y abogado, lleva tres años como Productor Nacional Independiente (PNI) ejerciendo el periodismo deportivo, enfocándose en todo lo relacionado al béisbol, ocupándose desde los más chicos hasta las Grandes Ligas, entregando su corazón zuliano al quehacer del equipo de su región, Águilas del Zulia. En su visita al diario QUÉ PASA dejó entrever «algunas» de las tantas cosas que la gerencia zuliana comete durante la temporada de béisbol.

Equipo como empresa

El equipo Águilas del Zulia se ha ido armando con el pasar de los años en un equipo que solo se preocupa en llegar al Round Robin, pero no a brindarles a sus fanáticos un campeonato, la idea: hacer dinero con el fanático que llena los asientos.

«Podríamos decir que desde hace más de diez años el equipo ha basado su gerencia en ver el equipo como empresa, en generar plata… pero para producir dinero deben llevar el equipo a la clasificación, por eso apuntan al quinto lugar», indicó Ferrer.

«Es algo obvio. En el róster de las Águilas del Zulia del año antepasado solo veías tres grandes ligas, en el pasado una serie de novatos ascienden y la nómina de «bigleaguers» aumentó, pero porque fueron preparados dentro del equipo», seguía explicando el abogado-periodista.

Magallanes se ha convertido en el mayor exportador de jugadores para los zulianos. «Los Navegantes ha dotado a las Águilas con jugadores, porque no tienen dónde ponerlos a jugar producto del gran talento que ellos tienen allá… estos jugadores que están desesperados, sin ver acción con Magallanes, el Zulia los trae si es posible a un menor precio y se vienen simplemente porque quieren ver acción (los jugadores) y formarse como peloteros», agregó Ferrer.

Caso Parra

El «Yolo» Gerardo Parra, querido por la fanaticada y que conectó el cuadrangular de la victoria en el tradicional Juego de la Chinita de la temporada 2012-2013; en esta temporada no fue convocado con el equipo, a lo que la gerencia alegó que el jugador no podría jugar toda la temporada con el equipo rapaz y su vacante fue ocupada por el grande liga Marwin González, «quien rindió dentro del equipo, fue un jugador que trajo talento y ofreció lo suyo».

«Lo que se está dejando por fuera es que la temporada del 2012-2013 Parra exigió un salario superior, Águilas se lo negó y entonces para este año, simplemente, ni lo convocaron, buscando recortar costos dentro del equipo, por no pagarle más no tuvimos a Gerardo Parra vestido de naranja», indicó Alberto.

«Cachetada al fanático»

De hecho Luis Rodolfo Machado ha dejado entrever en entrevistas que ellos están desarrollando talentos para emular lo que Tigres de Aragua logró en la década de los 90, pero los Tigres veían al equipo como una formación de ganadores y no de dinero, a lo que Ferrer catalogó como «una cachetada al fanático» ya que al equipo «no le importa el público sino el dinero».

En el cambio del «todos contra todos», el equipo realizó los cambios respectivos para «reforzarse» para la postemporada, pero algunos cambios o no rinden físicamente o simplemente son cambios baratos y «lo barato sale caro». «Fíjate si la gerencia de esta gente no está basada en ahorrar costos y llenarse los bolsillos que contratan a Oswaldo Arcia, y éste se presenta una semana después… te pone a pensar».

Fanático suelta y gerencia goza

«Es una lástima para mí decir, como fanático del equipo que sigo desde niño, que esta gerencia solo actúa para llenar el estadio con jugadores que muestran velocidad, ofensiva de poder y el aficionado se emociona en las gradas», dijo Alberto con sentimiento. Pero ¿y la inversión del pitcheo? ¿De lo que da campeonatos?

«Es una conducta que se viene observando en la gerencia, el equipo ve llenazos en el estadio de gente que quiere ver un trofeo en manos de las Águilas y la gerencia solo piensa en llenarse los bolsillos», explicó Ferrer.

Hasta los jugadores sufren

«Los jugadores tuvieron que irse a pie para un juego de round robin, es ¿eso posible?, que tengan los jugadores que pasar también por su mala gestión, por ahorrarse costos contratan el servicio de buses más baratos y se quedan varados. Un juego en Margarita tuvo que ser cancelado porque las Águilas no pudieron llegar, es sencillo con el dinero que tienen y ante las dificultades que pasan las aerolíneas que hacen vida en el país pregúntate, ¿es posible que el equipo viaje en categoría comercial en cambio de pagar un chárter?… El fanático es quien paga los platos rotos», agregó.

Mientras los asientos se llenan de fanáticos entusiastas, la gerencia sostiene una sonrisa en el rostro.

El caso más electrizante fue vivido por los jugadores, Freddy Galvis colgó en su Twitter personal una fotografía donde caminando iban al juego correspondiente.

Fotos: Cortesía @toco13fg / Archivo

Comente