Fifa inicia congreso en medio del caos

1280_Deportes-(1)_01
11 de junio, 2014 - 11:55 am
Redacción Diario Qué Pasa

La Fifa comenzó este martes un congreso en Sao Paulo en clima de alta tensión, tras polémicas declaraciones de su presidente Joseph Blatter y la amenaza de una huelga en el metro en esta ciudad, donde comenzará el Mundial en dos días.

Blatter dijo que cree que los críticos del Mundial 2022 en Catar son motivados por «racismo y discriminación», en un discurso ante dirigentes del fútbol africano en Sao Paulo, donde este jueves se celebrará la ceremonia inaugural del Mundial y Brasil se enfrentará a Croacia en el primer partido del torneo.

También dijo que quienes lanzan acusaciones de corrupción sobre la atribución del Mundial 2022 a Catar, quieren «destruir» la Fifa. «No quieren destruir el juego, pero quieren destruir la institución, porque nuestra institución es demasiado fuerte», dijo Blatter el lunes en otro discurso ante la Federación del Fútbol Asiático.

Presión

Cinco de los seis mayores socios comerciales de la Fifa —Adidas, Sony, Visa, Hyundai y Budweiser— exigen una investigación sobre las denuncias de que el catarí Mohamed Bin Hammam habría pagado millones de dólares en sobornos para que el Mundial de 2022 fuese atribuido al pequeño emirato del Golfo.

Estados Unidos, Australia, Japón y Corea del Sur quedaron fuera pese a un informe técnico de la Fifa, que advirtió sobre los inconvenientes para la salud de celebrar el torneo en Catar durante los tórridos meses de junio y julio.

El investigador de la Fifa y exfiscal federal de Nueva York, Michael J. García hará en el congreso un balance del trabajo que el comité de ética independiente ha realizado sobre el tema, pero no entregará formalmente los resultados a la Fifa hasta mediados de julio, después del fin del Mundial.

Mientras tanto, Blatter, de 78 años y cabeza de la Fifa desde 1998, debe anunciar asimismo durante el congreso que culmina este miércoles su candidatura a la reelección.

Amenaza de huelga en la Copa

La megalópolis de Sao Paulo, de 20 millones de habitantes, da los toques finales a su estadio Arena Corinthians, aún inacabado, que acogerá a más de 61.000 hinchas y 12 jefes de Estado y de Gobierno este jueves para el puntapié inicial de la Copa del Mundo.

Tras cinco días de una huelga que provocó gigantescos embotellamientos de más de 250 km en Sao Paulo, los trabajadores del metro decidieron el lunes por la noche suspender la paralización. Pero el sindicato amenaza con una nueva huelga a partir del jueves, cuando comienza la Copa, si decenas de operarios que fueron despedidos, acusados de participar en actos vandálicos, no son reintegrados a sus puestos.

Arribos y seguridad

Mientras el clima de tensión se mantiene en Sao Paulo, el lunes llegaron a Brasil las selecciones de Estados Unidos, Ecuador, Francia, Argentina, Uruguay, Honduras y Costa Rica. Este martes hicieron lo propio Bélgica y Nigeria, mientras que el miércoles cierran los arribos Corea del Sur, Ghana y Portugal. Salvo la selección de Cristiano Ronaldo, el resto de los pendientes aterriza en Guarulhos, el aeropuerto internacional de Sao Paulo.

Fotos: AFP

Comente