Equipos ricos ganan campeonatos

1612_C-AFP_01
20 de mayo, 2015 - 2:30 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Las sorpresas cada vez son más improbables en las mejores ligas del mundo

Foto: AFP

Más que nunca, esta temporada los cinco grandes campeonatos europeos fueron ganados por los clubes con los presupuestos más elevados: una tendencia que prevalece desde la Ley Bosman y que parece condenar definitivamente a los pequeños clubes a jugar por objetivos menores.

En Francia, el éxito del Montpellier en 2012 parece que fue en la prehistoria. En esa época, el club de Louis Nicollin tenía el 13er. presupuesto de la Ligue 1 con 36 millones de euros. Superado por el fichaje del argentino Javier Pastore (42 millones de euros) por el París SG, dirigido por los cataríes del QSI (Qatar Sports Investments). «Montpellier, fue sin duda la última anomalía en la Liga», estimó Didier Primault, director del Centro de Derecho y Economía del Deporte (CDES) de Limoges (Francia). Después, el PSG dominó la Ligue 1 por una lógica implacable. Con 480 millones de euros de presupuesto, el club parisino es tres veces más rico que sus perseguidores, Lyon, Mónaco o Marsella.

«Alternancia entre ricos»

Alemania, Italia, España y en menor medida Inglaterra… El escenario es el mismo. En la Bundesliga, el Bayern Múnich (487 millones de euros) monopoliza los títulos, dejando en raras ocasiones al Dortmund, que cuenta con un presupuesto de 285 millones de euros. Lo mismo en Italia, en donde la Juventus (280 millones) retomó su reinado tras el colapso financiero de los dos equipos de Milán abandonados por sus inversores. En España, el mano a mano entre Real Madrid (y su presupuesto récord de 550 millones) y el FC Barcelona (484 millones) sufrió una única alteración en los últimos diez años con el entorchado del Atlético Madrid en la temporada pasada. En Inglaterra, es una batalla entre cinco equipos que están en el Top-10 de los presupuestos en Europa: Manchester United (518 millones), Manchester City (414), Chelsea (388), Arsenal (359) y Liverpool (305).

Competitivos en todos los sectores

El dinero llama al dinero. «La brecha deportiva y económica (entre clubes) es cada vez más importante», estimó Lionel Maltese, profesor de marketing deportivo. El fair-play financiero ha aumentado esta tendencia: impone un equilibrio presupuestario con el fin de evitar déficits abusivos causados por los gastos faraónicos. De ahí, la obligación de los clubes por ser competitivos en todos los sectores.

Comente