El cóndor andino no pudo con el zorzal colorado

1304_Dep-(1)_01
5 de julio, 2014 - 2:12 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Diego Graterol

Las dos aves más emblemáticas de Colombia y Brasil se enfrentaron ayer durante algo más de noventa minutos para conseguir una alegórica victoria ante hinchas volcados con sus colores. El cóndor andino no pudo con el zorzal colorado. La diferencia fue mínima y la victoria apretada. Los jugadores colombianos pelearon hasta el final. Los brasileños, más experimentados en estas competiciones, hicieron su juego.

El cóndor andino es un ave grande y negra. El zorzal colorado, más diminuto, resiste las embestidas. El terreno no era favorable. Solo el hecho de disputar el encuentro en una ciudad brasileña que se llama Fortaleza, ya impone. Y, al final, lo logró.

La discoteca Alvarito, en la calle 72, fue un escenario singular para ese enfrentamiento. Más de mil personas entraron y salieron de ese establecimiento mientras duró el juego. Baldes de cerveza por doquier, botellas de ron y alguna que otra de whisky  desfilaron entre las manos de las dos aficiones hermanas.

El amarillo fue el color más destacado entre los seguidores de la selecciones de Brasil y Colombia. Las franelas con los nombres de Falcao y Neymar, las más numerosas. Bailaban, gritaban y bebían juntos. De vez en cuando, muy de vez en cuando, un respetuoso silencio se apoderaba del local.

Los goles, las faltas y el teatro también aparecieron en la discoteca. Incluso hasta concursos mientras se producía el descanso del encuentro. Las bocinas y trompetas de plástico se abrían paso entre los silencios del público, un gentío entregado con sus colores.

Pero el resultado marcó todo. Un dos a uno permitió que el zorzal colorado se impusiera frente al cóndor andino. Los últimos minutos fueron trepidantes, pero inamovibles ante un resultado que nadie ya podía cambiar. La desolación y desesperación colombiana era evidente; aunque la tristeza tampoco se esgrimía.

La alegría de los seguidores brasileños era patente; aunque, en ocasiones, helada. Los seguidores reconocían la superioridad del juego del zorzal, pero también reconocieron el sufrimiento que pasaron durante el encuentro.

Además, esgrimían un argumento: Cómo va a perder Brasil un campeonato del mundo organizado por Brasil.

Comente