De la frustración de Brasil a récords con Barcelona

1475_deportes-(4)_01
23 de diciembre, 2014 - 12:39 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

El rostro de Lionel Messi al recibir el Balón de Oro al mejor jugador del Mundial de Brasil 2014 resumió todo. La frustración de haberse quedado a un paso de ganar con la selección argentina el único título que le faltaba. La certeza de que sin la Copa en las manos, aquel galardón personal carecía de sentido pese a que dio sobradas muestras de su genialidad futbolística.

El capitán de la selección argentina asumió la responsabilidad, y también la presión, e hizo todo lo que estuvo a su alcance. Convirtió los goles necesarios en los momentos clave que clasificaron al conjunto de Alejandro Sabella a la etapa definitoria, recuerda DPA.

Récords

Messi vivió un 2014 muy intenso, con altibajos, sin títulos ni con la selección argentina ni con el Barcelona, pero con nuevos récords históricos. Se vio involucrado también por primera vez en investigaciones judiciales en España por la supuesta evasión de impuestos.

Capitán indiscutido de la Argentina de Sabella, conquistador al fin de la antes esquiva apasionada hinchada albiceleste, el delantero empezó el año en recuperación de una lesión que lo tuvo largas semanas afuera del Barcelona. Un período de descanso, también, en la agotadora agenda de la «Pulga» que buscaba llegar en el mejor nivel a Brasil.

El delantero argentino tiene una capacidad innata para reinventarse y perseguir sus sueños. A sus 27 años, Messi sigue siendo el mismo chico de Rosario que sólo quiere jugar al fútbol y que, como lo describió el escritor uruguayo Eduardo Galeano, es «capaz de tener una pelota dentro del pie».

La «Pulga» se fijó ya su nueva meta con la camiseta albiceleste: «Nuestro objetivo es ganar la Copa América».

Quiere darle el primer título grande a la Argentina después de 22 años de sequía. El certamen continental se jugará en 2015 en Chile con Martino como seleccionador argentino, oportunidad de revancha para ambos tras la decepción en Barcelona.

Comente