Corazón de León

1863_C-Agencias-(2)_01
1 de febrero, 2016 - 2:41 pm
Redacción Diario Qué Pasa

Foto: Agencias

Carew, ganador de siete títulos de bateo de la Liga Americana, se puso emotivo el sábado al hablar sobre la recuperación de la cirugía ante los fanáticos de los Mellizos reunidos en el festival anual de simpatizantes del equipo

Hace unos cuatro meses, Rod Carew tuvo un infarto cardíaco masivo que casi lo mata. El panameño de 70 años, miembro del Salón de la Fama, tiene que cargar un aparato con baterías para mantener su corazón latiendo correctamente. De todas formas, el ex infielder insiste que estará en los campos de entrenamiento de los Mellizos de Minnesota el próximo mes como instructor invitado.

Carew, ganador de siete títulos de bateo de la Liga Americana, se puso emotivo el sábado al hablar sobre la recuperación de la cirugía ante los fanáticos de los Mellizos reunidos en el festival anual de simpatizantes del equipo. Carew aguarda por un trasplante de corazón, un proceso que espera comenzar esta primavera. «Estoy viviendo una vida biónica», comentó Carew el sábado al participar en el Twins Fest para patrocinar una campaña de la Asociación Estadounidense del Corazón y para generar conciencia sobre los problemas cardiovasculares. El programa es llamado «Corazón de 29», en honor a su antiguo número de camiseta. «Siento que fui afortunado. Siento que tengo una segunda oportunidad, siento que el Señor quería que siguiese aquí un poco más», agregó.

Carew indicó que participar en la actividad con los fanáticos era una de sus prioridades tras sufrir el infarto el 20 de septiembre en un campo de golf cerca de su casa en el sur de California. El panameño no pudo contener las lágrimas al recordar la difícil recuperación de una cirugía que lo dejó incapaz de poder pararse o ir al baño sin la ayuda de su esposa Rhonda. El trasplante de corazón requiere una espera de seis meses para la cirugía. Los Carew están ansiosos por ese procedimiento, para que pueda dejar de utilizar el aparato que le implantaron en el corazón.  «Les dije que quiero un corazón de 21 años, para ver si puedo salir a batear», señaló Carew

Comente